2012-06-11

Al Zawahiri no tiene donde esconderse tras la muerte de Al Libi

Abu Yahya al Libi, líder de Al Qaeda, murió tras el ataque de un avión teledirigido en Pakistán, el 4 de junio.

Abu Yahya al Libi, líder de Al Qaeda, murió tras el ataque de un avión teledirigido en Pakistán, el 4 de junio.

Por Rajeh Saeed para Infosurhoy.com – 11/06/2012

LONDRES – Antes de su muerte en mayo de 2011, el ex líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, aconsejó a los demás líderes de la organización a abandonar sus escondites en las áreas tribales de Pakistán y trasladarse a otros lugares porque estos sitios ya no eran eficientes como refugios seguros.

El consejo de Bin Laden resultó ser premonitorio ya que otra figura destacada de al Qaeda, Abu Yahya al Libi – considerado el segundo en la línea de mando de la organización detrás de Ayman al Zawahiri –, fue asesinado en esa zona el 4 de junio.

El consejo de Bin Laden, incluido en un mensaje que fue confiscado a los habitantes de Abbottabad, Pakistán, se basaba en su convicción de que al Qaeda estaba sufriendo severas pérdidas como resultado de años de enfrentamientos con los servicios de seguridad pakistaníes y los permanentes ataques de aviones teledirigidos, que causaron la muerte de docenas de veteranos líderes de la organización.

Ayman al Zawahiri, el sucesor de Bin Laden, seguramente estaba al tanto de su análisis de la situación. Ahora está sufriendo sus consecuencias de primera mano, mientras observa cómo asesinan a otros líderes a un ritmo vertiginoso. La merma en los rangos de al Qaeda impide a Al Zawahiri designar nuevos reemplazos y tampoco cuenta con el tiempo necesario para evaluar quiénes son los que pueden ocupar estos cargos. El ritmo al que se producen las bajas durante el mandato de al Zawahiri es probablemente más intenso que durante el liderazgo de bin Laden.

Al Libi desempeñaba un rol que pocos pueden desempeñar

La importancia de Al Libi – y el significado de su muerte para Al Qaeda – puede remitirse a su conocimiento de la sharia, que le permite prestar servicios como erudito religioso de la organización. Pocos individuos dentro del grupo están calificados para ocupar ese cargo. Al Libi estudió la sharia con eruditos prominentes de Mauritania en la década de 1990. Miembros del Grupo Islámico Libio de Combate lo enviaron allí para estudiar jurisprudencia religiosa, según los ex líderes del grupo libio.

No se sabía que Al Libi era miembro de Al Qaeda antes de que éste huyera de Pakistán a fines de 2001, cuando los talibanes fueron derrocados en Afganistán, y emergió en 2005 como líder prominente de Al Qaeda.

Después de su arresto en Pakistán y de ser trasladado a la base aérea de Bagram en 2002, Al Libi y otros tres prisioneros escaparon de la prisión en 2005. Poco tiempo después se unió a Al Qaeda y comenzó a grabar mensajes de video y audio, ganando reputación como portavoz elocuente que utilizaba sus conocimientos de la sharia para justificar las tácticas y políticas de la organización.

El papel público de Al Libi incluía emitir pronunciamientos religiosos que intentaban justificar la postura de Al Qaeda en las crisis del mundo árabe, como el caso de Somalia, Irak, Palestina y el Magreb.

Fue uno de los principales voceros de Al Qaeda durante las manifestaciones de la Primavera Árabe, que tomó a la organización con la guardia baja. Al Qaeda había surgido como una organización marginal sin ningún rol en las manifestaciones pacíficas que lograron la caída de los regímenes de Zine El Abidine Ben Ali en Túnez y Hosni Mubarak en Egipto.

Tras la muerte de Bin Laden, salió a la luz que al Libi había desempeñado otras funciones en nombre de Al Qaeda que no eran conocidas públicamente, como la coerción a los miembros del grupo para que adhieran a las políticas de la organización.

Uno de los hechos más notables fue una reprimenda en severos términos que escribió junto a otro líder libio de Al Qaeda, Atiya Abdel Rahman, dirigida a Hakimullah Mehsud, líder de los talibanes pakistaníes. La carta objetaba los bombardeos y asesinatos que había llevado a cabo el grupo Mehsud, incluido el bombardeo a mezquitas y mercados públicos.

También se cree que Al Libi prestó servicios como enlace entre los líderes de Al Qaeda en Waziristán y sus filiales en el Magreb y Somalia.

Al Zawahiri en una posición difícil

Al Zawahiri no reemplazará fácilmente a Al Libi, que se desempeñaba principalmente como director general, directamente debajo del jefe de Al Qaeda. Su rol era similar al desempeñado por otro libio, Atiyah Abdel Rahman, quien actuaba como nexo de todos los mensajes de y para Bin Laden hasta que fuera asesinado en agosto de 2011 .

Su muerte podría servir para convencer a Al Zawahiri de que Bin Laden estaba en lo cierto en cuanto al riesgo que asumían los líderes de Al Qaeda si permanecían en Waziristán.

Pero aún cuando Al Zawahiri esté convencido de esta evaluación, no será fácil para él sacar al resto de los líderes de la organización de Waziristán porque reubicarlos fuera de Pakistán podría considerarse como admitir la derrota de Al Qaeda en una zona que era utilizada como sede de su autoridad.

Aun si Al Zawahiri siguiera los consejos de Bin Laden y desplazara a los líderes de Al Qaeda de Pakistán a Afganistán, no hay garantías de que la situación mejore. Probablemente tenga bien presente el destino del saudita Sakhr al Taifi, el segundo en la línea de mando de al Qaeda en Afganistán, que fue asesinado a fines de mayo durante un ataque aéreo de la OTAN en la provincia de Kunar.

Irónicamente, Bin Laden había aconsejado a sus líderes que se desplacen a Kunar, argumentando que sus terrenos escarpados podrían brindarle el refugio que buscaban.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.