Arrow left
Arrow right

2011-07-18

Policía peruana busca terminar con la venta ilegal de armas

El Coronel Arturo Espejo Salinas, jefe de Investigación de Robos de la Dirección de Investigación Criminal de la policía peruana dijo que “en su mayoría las armas incautadas han sido usadas en crímenes y se encuentran ‘limadas’, es decir, los criminales alteran el código de seguridad para evitar que se identifique al propietario del arma”. (Pedro Hurtado para Infosurhoy.com)

El Coronel Arturo Espejo Salinas, jefe de Investigación de Robos de la Dirección de Investigación Criminal de la policía peruana dijo que “en su mayoría las armas incautadas han sido usadas en crímenes y se encuentran ‘limadas’, es decir, los criminales alteran el código de seguridad para evitar que se identifique al propietario del arma”. (Pedro Hurtado para Infosurhoy.com)

Por Pedro Hurtado Cánepa para Infosurhoy.com—18/07/2011

LIMA, Peru – Autoridades peruanas refuerzan su lucha contra el tráfico de armas.

“Sabemos que existe tráfico de armas relacionado con el crimen organizado”, dijo el director de la Dirección General de Servicios de Seguridad, Control de Armas, Munición y Explosivos de Uso Civil (Dicscamec), Alfredo Miranda Benavides.

La policía ha investigado por años el mercado negro donde las armas son frecuentemente vendidas de manera ilegal, de todas formas, la policía dijo que es todavía fácil para los delincuentes adquirir un arma de manera ilegal.

“Hay un ‘mercado negro’ que surte de armas a asaltantes, jóvenes pandilleros y bandas organizadas”, dijo Federico Tong Hurtado, sicólogo social y experto en temas de seguridad. “Todo ello está contribuyendo a una profesionalización de aquellos que han encontrado en la violencia un modo de subsistir”.

Las autoridades han destruido un total de 21.318 armas de fuego, principalmente carabinas (539), escopetas (1.828), pistolas (2.321), revólveres (8.090), pistolas semiautomáticas (5) y fusiles (94), desde el 2007, según la Dicscamec.

El Gobierno peruano cuenta con un programa en el cual el acero fundido de las armas se utiliza para la fabricación de herramientas.

El Coronel Arturo Espejo Salinas, jefe de Investigación de Robos de la Dirección de Investigación Criminal de la policía peruana, informó que “en su mayoría las armas incautadas han sido usadas en crímenes y se encuentran ‘limadas’, es decir, los criminales alteran el código de seguridad para evitar que se identifique al propietario del arma”.

Espejo informó que en función del tipo, modelo y estado del arma de fuego, las organizaciones criminales pueden venderlas entre US$50 y US$500.

Según la Encuesta Nacional sobre Victimización 2011, presentada por la ONG Ciudad Nuestra, un 10,9% de peruanos, señala haber sido amenazado por alguien con un arma de fuego.

Gino Costa, presidente de la institución y ex ministro del Interior, dijo que la capital peruana es una de las ciudades en Latinoamérica con mayor tasa de victimización por hogares, (41,3%), frente a ciudades como Santiago (Chile), 30%, y Buenos Aires (Argentina), 39%.

Los porcentajes representan la cantidad de integrantes por familia que han sido víctimas de algún tipo de delito en los últimos 12 meses.

En lo que va del año se han detenido en Lima a 324 hombres y 26 mujeres que forman parte de un total de 141 organizaciones criminales dedicadas a secuestros, robos, asaltos y tráfico de armas, según autoridades.

“En la década de los ochenta, la tendencia de las organizaciones criminales o de los delincuentes comunes era el asalto al paso, el ´cogoteo´ o ahorcamiento”, agregó Federico Tong, quien ha sido consultor de las Naciones Unidas para temas relacionados con la lucha contra las drogas y el delito. “Ahora, (estas organizaciones) usan armas para concretar los asaltos”.

El tráfico de armas llega a Perú principalmente a través de Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Venezuela, Ecuador y Brasil, según la ONG Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano, con sede en Costa Rica.

Los traficantes utilizan pequeñas embarcaciones pesqueras que llegan a las costas peruanas. También, trasladan las armas en partes, que luego se reensamblan en el lugar de destino.

En Perú, para obtener una licencia de posesión y uso de armas de fuego (que tiene una duración de cinco años), se debe ser mayor de edad (18 años), presentar certificados de antecedentes penales, policiales y judiciales, además de un certificado de salud mental que cuente con el respaldo del Ministerio de Salud, más una tarifa de US$24.

Para las acciones delictivas de fabricación, almacenamiento y venta de armas ilegales, la legislación nacional contempla penas de prisión entre los seis y los 15 años.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.