Arrow left
Arrow right

2011-07-11

Brasil lucha contra extremismo en línea

Durante el primer trimestre de 2011 se registraron 1.586 quejas en todo el país contra acciones que condonan delitos violentos de odio, según la ONG SaferNet. (Nacho Doce/Reuters)

Durante el primer trimestre de 2011 se registraron 1.586 quejas en todo el país contra acciones que condonan delitos violentos de odio, según la ONG SaferNet. (Nacho Doce/Reuters)

Por Patricia Knebel para Infosurhoy.com—11/07/2011

PORTO ALEGRE, Brasil – El aumento del extremismo en línea, que incluye la discriminación racial, étnica y religiosa, preocupa a autoridades e instituciones dedicadas a los derechos humanos en Brasil.

Durante el primer trimestre de 2011 se registraron 1.586 quejas contra acciones que condonan los delitos violentos de odio, según la ONG SaferNet.

“Hoy día, cuando le damos una mirada a los blogs, foros y redes sociales, encontramos un creciente número de manifestaciones de odio contra minorías como los homosexuales y personas de descendencia africana y judía”, dice Thiago Tavares Nunes de Oliveira, presidente de SaferNet.

El Centro de Nacional de Denuncias de SaferNet recientemente informó sobre un aumento de material discriminatorio contra las personas provenientes del noreste de Brasil, desde que Dilma Rousseff fue electa Presidenta, en noviembre de 2010.

“Algunos votantes que apoyaron a los candidatos perdedores atribuyeron la victoria de Rousseff a los votos emitidos en los estados del noreste, lo cual originó un aumento en las manifestaciones de odio contra esta parte de la población”, agrega Oliveira.

SaferNet ha firmado acuerdos con la Policía Federal y 15 fiscales regionales del ministerio público que reciben denuncias y reportes basados en la información recogida por esta ONG.

Como resultado del rastreo realizado en 2010 por el Centro Nacional de Denuncias, la Policía Federal abrió 70 investigaciones sobre acusaciones de pedofilia y 20 de supuestos casos de delitos de odio.

Las autoridades brasileñas ya han resuelto numerosos delitos que se originaron en Internet, dice Marcelo Fernando Borsio, funcionario de la Policía Federal y jefe interino del Grupo Especial de Combate de los Crímenes de Odio y Pornografía Infantil (GECOP).

Borsio dijo que es difícil atrapar a los que cometen delitos en línea porque los funcionarios deben conseguir dos órdenes judiciales para poder extraer datos de las computadoras de los sospechosos.

“Los países europeos, Estados Unidos y Canadá permiten que las compañías entreguen el registro de un usuario sin orden judicial, cosa que facilita la investigación”, dice Borsio.

Las autoridades brasileñas están prestando cuidadosa atención en especial a la creciente actividad en línea de grupos neonazis.

SaferNet calcula que existen unas 300 células de supremacistas blancos en Brasil, con el 80% de los mismos concentrados en los estados de Rio Grande do Sul, Santa Catarina, Paraná y São Paulo.

De estos 300 grupos, los funcionarios han dicho que al menos seis son altamente sofisticados, porque tienen la capacidad de enmascarar las direcciones IP (Protocolo de Internet) de sus computadoras y también utilizan otras técnicas de encriptación para evitar ser rastreados por las autoridades.

Adriana Dias, quien tiene una maestría en antropología y está realizando estudios de doctorado en antropología social, ha estado estudiando la manera en la que los neonazis usan Internet para distribuir su propaganda y captar apoyo en todo el mundo.

En Brasil, los grupos neonazis han creado foros, blogs y redes sociales, dijo Dias.

Estas páginas presentan contenido visceral y discursos cargados de odio que estimulan la comisión de actos de violencia contra personas de ascendencia africana y judía, homosexuales y gente proveniente del noreste brasileño.

Las autoridades también están cada vez más preocupadas por la cantidad de niños y jóvenes que acceden a estos contenidos.

Dias dice que los neonazis usan su retórica antisistema y su presencia en Internet para reclutar a niños y jóvenes para que se unan a sus grupos de odio,

Internet puede dar poder a los grupos extremistas porque les permite diseminar sus materiales con su carga de odio por todo el mundo mediante el clic de un botón, dice Dias.

También es difícil para las agencias de la ley capturar a los responsables debido a que el delito se está cometiendo en el mundo virtual.

“Esta sensación de impunidad les permite sentirse cómodos”, dice Días. “Y la comodidad de ellos es nuestra mayor incomodidad.”

Cynthia Maria Pinto da Luz, coordinadora del Movimiento Nacional de Derechos Humanos (MNDH), dice que esta organización presta especial atención al extremismo en Internet.

Sin embargo, Pinto da Luz ve Internet como aliado y no como villano.

“Existen muchos casos en los que nosotros podemos realizar movilizaciones nacionales y encontrar soluciones más rápidamente gracias a la presión que se ejerce en la Web”, afirma. “En un país con la extensión geográfica de Brasil, Internet ha sido una herramienta importante para el diálogo y la conexión entre movimientos sociales y grupos de derechos humanos.”

Pinto da Luz también destaca los avances que ha hecho Brasil en los derechos humanos en los últimos 30 años.

“Hoy en día la gente tiene una posición más crítica en lo concerniente a los temas sociales”, concluye.

Cómo denunciar delitos de odio en Internet

SaferNet

Policía Federal

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.