2011-06-02

Las mujeres dejan su marca en el Ejército Uruguayo

La capitana Andrea de los Santos es Comandante de la Compañía de Comandos y Servicios y Oficial de Operaciones en el Batallón de Infantería Nº 15 de Uruguay. (Cortesía Andrea de los Santos)

La capitana Andrea de los Santos es Comandante de la Compañía de Comandos y Servicios y Oficial de Operaciones en el Batallón de Infantería Nº 15 de Uruguay. (Cortesía Andrea de los Santos)

Por María Eugenia Guzmán para Infosurhoy.com – 02/06/2011

MONTEVIDEO, Uruguay – 113.

Ése es el número de años que tuvieron que pasar para el que el Ejército uruguayo aceptase mujeres en la Escuela Militar.

“Rompimos con todo”, dice Andrea de los Santos, de 31 años, una de las dos primeras egresadas de la Escuela Militar de Uruguay, a la que ingresó en 1998. “Todas las miradas iban hacia nosotras. Teníamos la tarea de demostrar que las mujeres podían cumplir las mismas funciones que los hombres y ser militares. Al principio costó, pero hoy en día puedo decir que estoy cómoda”.

Desde 1998 a lo que va de 2011 ingresaron al Ejército Nacional Uruguayo un total de 1.039 personas, de las cuales 885 fueron hombres y 154 mujeres, de acuerdo con la institución.

Las mujeres representaron el 22,7% de los ingresos a la escuela Militar en 2010, un notable aumento si se consideran las cifras de 2009 (21,9%) y 2008 (14,3%), según datos del Ejército uruguayo.

“[Esto] forma parte de un cambio global”, dice el Mayor Jesús Aires, Jefe de la Oficina de Prensa del Departamento de Comunicación Social del Ejército, sobre el aumento en el número de mujeres que ingresan al Ejército Nacional Uruguayo. “En todas las profesiones aumenta constantemente la presencia femenina y la profesión militar no escapa a eso.”

“Las mujeres antes hacíamos [solamente] trabajo administrativo. Hoy en día ya no,” dice De los Santos en relación a que en las unidades hay cada vez más mujeres combatientes. “Estamos a la par de los hombres y hacemos cursos que son mucho más exigentes en cuanto a la parte militar.”

De los Santos agregó que “la misión del Ejército no es sólo estar en guerra, sino que es salvaguardar la paz del país. Un país sin Ejército no es una nación. Uno ingresa en el Ejército para estar en condiciones por si hay una guerra, o si nos precisan, poder actuar [en tiempos de paz]”.

Nacida en una familia con tradición militar, De los Santos ingresó al Liceo Militar, una institución que prepara a personas que son menores de edad y que desean eventualmente tener una carrera militar, en 1996; y a la Escuela Militar, dos años más tarde. En ambas formó parte de la primera generación.

Cuatro años después egresó como Alférez de Infantería, preparada para servir a su país en el campo de batalla.

Su primer trabajo fue como jefa de Sección de Armas Pesadas en el Batallón de Infantería Nº 12, donde estuvo a cargo de 24 soldados, todos hombres. Luego, fue ascendida a instructora del Curso Preparatorio en la Escuela Militar, en el que dictó clases a 80 alumnos.

Dos años después ingresó al Batallón de Infantería Nº 13.

“Pude volver a una unidad de Infantería que es en realidad lo que a uno le gusta”, dijo De los Santos.

Hizo cursos en Brasil, Argentina y Estados Unidos en instrucción de perros para detección de explosivos y búsqueda y rescate de personas.

Cuatro años más tarde tuvo la oportunidad de viajar a Haití, justo después del terremoto de 2010, con el fin de ayudar en las tareas de rescate.

“Ya se ha demostrado que la mujer puede cumplir las mismas funciones que los hombres, tanto en Uruguay como en Misión de Paz”, dice, recordando su experiencia en Haití.

Las mujeres representan el 3% de los efectivos uruguayos desplegados en Misiones de Paz, por lo que ha sido reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en múltiples oportunidades.

Actualmente, De los Santos es Comandante de la Compañía de Comandos y Servicios y Oficial de Operaciones en el Batallón de Infantería No. 15, donde trabaja con dos capitanes hombres al mando de unos 270 soldados.

“Para ser militar tenés que tener un temperamento especial y realmente te tiene que gustar, ya que se arriesga la vida en defensa de la patria”, dice De los Santos.

Fernando Cánepa, esposo de Andrea de los Santos, apoya la carrera de su mujer.

“Es un gran orgullo [que ella esté en el Ejército]”, dice Cánepa, quien es dueño de un negocio de instrucción de perros. “Cuando ella se va a trabajar, la espero como si fuera un día normal de oficina. Pero en realidad uno sabe que no es así, [porque] está poniendo en riesgo su vida. Pero creo que todos los trabajos tienen su riesgo y ella está preparada.”

“Siento que me debo a la Patria, a mantener los pilares básicos de la nación que son la Constitución, las leyes y la soberanía”, agregó De los Santos.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.

2 Comentarios

  • Teresa | 2011-11-01

    Hola andrea mire solo le queria preguntar.si vos pudiera decirme que una ingresas en el ejercito y esta muchos años,luego no se lo puede dejar?.le quitan pasaporte y todo-y aparte es verdad que te hacen sentir mal para que vuelvas??y te obligan ahir cada cierto tiempo.son cosas que me han diho pero no me las termino de creer si usted me pudiera desvelar alguna respuesta.esqe nose qe pensar.gracias por su ayuda besos.

  • Carmen Rodriguez | 2011-07-17

    Es un verdadero orgullo el que se siente al poder compartir esta nota ver que por fin se abren las puertas del ejercito a las mujeres tenemos mucho para dar y para enseñar a otras mujeres que en el futuro ingresaran a las fuerzas en ella aprenderán valores que fuera es muy complicado por el estilo de vida que se vive en estos momentos SIMPLEMENTE GRACIAS ANDREA Y QUE DIOS TE BENDIGA