2011-01-10

Chile: las mujeres militares cumplen un rol clave en las misiones de paz

La capitán Andrea Fuentes Eisendecher participó durante aproximadamente siete meses en 2009 de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití. (Gentileza del Ejército de Chile)

La capitán Andrea Fuentes Eisendecher participó durante aproximadamente siete meses en 2009 de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití. (Gentileza del Ejército de Chile)

Por Matías Ristenpart para Infosurhoy.com – 11/01/2011

VALPARAÍSO, Chile – En la actualidad, las Fuerzas Armadas chilenas tienen 556 personas realizando una operación de paz.

Entre ellas se destaca la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH), iniciada en el año 2004 y la cual cuenta con 514 efectivos chilenos. Hasta el momento, Chile ha participado en un total de 20 misiones de paz, de las cuales 5 todavía están en curso.

En este sentido, Infosurhoy.com entrevistó a la capitán Andrea Fuentes Eisendecher, una de las 68 mujeres militares que hasta la fecha han representado al país en misiones de paz.

Fuentes, de 30 años, estuvo en Haití aproximadamente siete meses en 2009.

Infosurhoy.com: ¿Cuándo y por qué ingresó al Ejército?

Fuentes: Fue en el año 1999 y lo hice porque crecí viendo trabajar a mi madre, quien fue oficial de Ejército. Siguiendo su ejemplo, decidí ingresar a la institución y elegí el mismo Servicio (área de desempeño) al cual ella perteneció.

Infosurhoy.com: ¿Cuál es su especialización?

Fuentes: Soy oficial de Servicio Femenino Militar de Línea. En la vida civil es el equivalente al área de recursos humanos. Elegí este Servicio porque se trabaja directamente en beneficio del personal de la institución. Siempre he tenido una gran vocación de servicio y consideré que tenía las condiciones para desarrollarme en esta especialidad y así aportar al bien común.

Infosurhoy.com: ¿En qué consistió el proceso de selección para poder representar a Chile en la misión de paz de Haití?

Fuentes: El proceso de postulación es igual tanto para mujeres como para hombres. Se exigieron las pruebas de suficiencia física, que son parte del control anual de la institución, los exámenes psicológicos y estar acreditado en el Ejército en idioma inglés. Luego de esta etapa, participé y aprobé un período de entrenamiento llamado predespliegue, para finalmente ser parte del personal seleccionado para la misión.

Infosurhoy.com: ¿Cuántas personas integraban su unidad?

Fuentes: El Batallón Chile XII estaba conformado por 188 uniformados, entre integrantes del Ejército y la Armada de Chile. En la sección en la que me correspondió trabajar, éramos tres: un suboficial de la Armada, un suboficial de Ejército y yo.

Infosurhoy.com: ¿Qué sintió cuándo fue convocada para participar de la misión?

Fuentes: Cuando me notificaron que había aprobado los requisitos de postulación y formaba parte del personal que debía participar en el período de entrenamiento de predespliegue, sentí una gran emoción ante el nuevo desafío que debía enfrentar, teniendo presente en todo momento el gran compromiso de representar a la mujer militar, a la institución y a mi país.

Infosurhoy.com: ¿Cuáles eran sus responsabilidades en Haití?

Fuentes: Era el oficial jefe de la Sección CIMIC (Civil and Military Cooperation). En esta sección realizábamos todas las coordinaciones entre el Cuartel General de la MINUSTAH, en la ciudad de Cabo Haitiano, y las autoridades locales, para materializar actividades de apoyo a la comunidad. Entre ellas estaban la entrega de agua potable en distintos lugares de la ciudad y en las escuelas públicas, la reparación de mobiliario de los alumnos, impartir clases de higiene personal para la prevención de enfermedades y clases de primeros auxilios. También se organizaron visitas médicas gratuitas junto al oficial de Sanidad y un curso de repostería a fin de entregarles [a los haitianos] una herramienta de trabajo.

Infosurhoy.com: ¿Qué fue lo que más le llamó la atención del pueblo haitiano?

Fuentes: El interés de los niños por aprender y de sus padres por brindarles una educación.

Infosurhoy.com: ¿Qué ha ganado desde el punto de vista personal y profesional?

Fuentes: Haber estado desplegada en la MINUSTAH me permitió experimentar que lo personal va ligado estrechamente con lo profesional, ya que es una experiencia de vida, donde aprendes que los intereses personales pasan a un plano totalmente prescindible cuando se trata de extender la mano a alguien que realmente lo necesita.

No es sólo la propia exigencia de realizar en excelente forma tu trabajo, es la imagen de todo un país la que llevas sobre los hombros, la del Ejército. Además, sabes que tu vida podría correr peligro. Aprendes a trabajar bajo una presión distinta a la que vives en tu país y a tomar delicadas decisiones trascendentales para el desarrollo de la misión.

Lo más significativo que aprendí en Haití no fue la importancia vital de usar el casco azul cada vez que tenía que subir a un vehículo ni usar el chaleco antibalas y mi armamento todos los días para salir a la calle. Lo más importante que aprendí fue que la mirada de gratitud de un niño con su inocencia infinita merece el riesgo.

Infosurhoy.com: ¿Cuáles son sus planes futuros?

Fuentes: Continuar perfeccionándome en materia de misiones de paz y entregar mi experiencia a las futuras generaciones que decidan postular a una OPAZ (operación de paz), y así seguir siendo un aporte para la institución.

Infosurhoy.com: ¿Cómo cree que otras mujeres militares pueden ayudar en las misiones de paz?

Fuentes: El personal femenino puede contribuir a las misiones de paz cubriendo un mayor número de puestos, porque es importante que la comunidad [local] sienta y vea a una mujer.

Las mujeres poseemos una sensibilidad inherente a nuestra condición, lo que nos permite llegar especialmente a la civilidad con gran empatía, considerando que estamos igualmente preparadas que nuestros pares hombres.

Emplearse en labores de coordinación de actividades entre civiles y militares es una gran instancia para estar en contacto con la comunidad y colaborar en las áreas que lo requieran, como en colegios, centros penitenciaros u organizando actividades recreativas.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.