Arrow left
Arrow right

2010-10-27

Brasil: los proyectos de infraestructura serán el desafío del próximo presidente

Las amas de casa se manifestaron en Brasilia, en 2006, para reclamar pensiones por el trabajo doméstico. Ese año el déficit de previsión social fue de R$ 44.927 millones (US$ 26.240 millones). (Evaristo Sá/AFP/Getty Images)

Las amas de casa se manifestaron en Brasilia, en 2006, para reclamar pensiones por el trabajo doméstico. Ese año el déficit de previsión social fue de R$ 44.927 millones (US$ 26.240 millones). (Evaristo Sá/AFP/Getty Images)

Por Cristine Pires para Infosurhoy.com – 27/10/2010

PORTO ALEGRE, Brasil – El sucesor de Luiz Inácio Lula da Silva tendrá una misión tan grande como el tamaño de la nación que ocupa el 70% de Sudamérica: resolver los problemas de infraestructura pública que trancan las inversiones en el país.

Energía, transporte, servicios sanitarios de primera necesidad y telecomunicaciones son los sectores que presentan los mayores obstáculos para el crecimiento de la economía.

“La necesidad de ampliar los aeropuertos es una de esas cuestiones de las cuales es preciso que se ocupen con urgencia”, dijo José Alexandre Hage, que enseña Ciencias Políticas en la Universidad del estado de Campinas (Unicamp) y Relaciones Internacionales en la Escuela de Negocios Trevisan.

Hage pone de ejemplo al aeropuerto internacional Guarulhos de San Pablo, que opera con un número de vuelos mayor a lo que permite su capacidad.

El alto costo de las inversiones productivas en el país también preocupa a los analistas, quienes señalan que esto se debe a una escasez de líneas de crédito a largo plazo, en gran medida, debido a las altas tasas de interés.

Las inversiones del Banco Nacional para el Desarrollo Económico y Social (BNDES), que en el 2010 deberían exceder los R$137.000 millones (US$ 80.000 millones) otorgados en créditos el año pasado, no están dando suficientes créditos productivos para satisfacer la demanda.

“El BNDES es selectivo cuando tiene que otorgar créditos”, señala Hage. “Quienes no pueden acceder terminan necesitando otra fuente de financiación, y con tasas de interés altas”.

El gobierno ha mantenido las tasas de interés altas como estrategia para disminuir el gasto del consumo y mantener baja la inflación. Sin embargo, para Hage hay otras formas de estabilizar los precios, como la adopción de una política pública para lograr una mejor distribución de los ingresos.

“Aquí es donde interviene el Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC)”, manifiesta.

Hage destaca que el PAC, uno de los principales pilares del actual gobierno para incentivar el desarrollo, debe “acelerarse realmente” para estimular la circulación de ingresos.

Para los analistas, los impuestos y las políticas de previsión social también necesitarán mayor atención de parte del próximo líder de la nación, que asumirá su cargo el 1 de enero.

, afirma el economista Marcelo Portugal, profesor en la Universidad Federal del estado de Rio Grande do Sul (UFRGS). “Lo mismo se necesita con respecto a la previsión social, o correremos el riesgo de quedarnos sin dinero para pagar las jubilaciones”.

Si el próximo presidente conserva la misma política económica de inflación baja que Brasil adoptó en 1999 durante la presidencia de Fernando Henrique Cardoso y mantiene el país abierto a los competidores extranjeros, el crecimiento “vendrá de forma natural”, sostiene Portugal.

“De esa manera será posible atraer capitales, ya que Brasil tendrá un mercado de consumidores con un poder adquisitivo que coincide con la dimensión de su economía”, manifiesta Hage.

Para la politóloga Silvana Krause, la administración de Lula creó una “percepción diferente del gobierno” que ayudará a su sucesor a superar los desafíos.

“El gobierno asumió el rol de intermediario y creador de incentivos, sin quedar como espectador en relación con la sociedad”, sostiene.

El Costo Brasil

  • ::El denominado "Costo Brasil", que representa el modo en que las políticas gubernamentales, leyes y reglamentaciones generan ineficiencia económica y distorsiones, aumenta el precio de los productos brasileños en un 40%, en comparación con los competidores internacionales.
  • ::Las altas tasas impositivas, el interés que se cobra sobre el crédito destinado a la producción y los salarios aumentan el costo de los bienes de producción.
  • ::En Brasil los impuestos que inciden sobre la nómina salarial son responsables de que los costos de producción sean un 80% más altos.
  • ::Los costos logísticos representan un 7,5% del ingreso neto para las compañías más grandes de Brasil.

Fuente: Asociación Brasileña de la Industria de Máquinas (Abimaq) y Federación de Industrias del estado de San Pablo (Fiesp).

El déficit en previsión social

  • ::Entre enero y septiembre de 2010, los aportes realizados al sistema de previsión social fueron de R$147.300 millones (US$ 85.800 millones), mientras que el gasto llegó a los R$187.400 millones (US$ 109.200 millones).
  • ::El déficit estimado de Previsión Social para fines del 2010 será R$ 44,5 billones (US$ 25,9 mil millones).
  • ::Brasil paga beneficios a más de 27 millones de jubilados y pensionistas.

Fuente: Ministerio de Previsión Social.

Las demandas de la industria

  • ::Brasil destina el 2% de su producto bruto interno (PBI) a infraestructura, lo que equivale a un tercio del porcentaje que destina Chile y la mitad del que asigna la India a este rubro.
  • ::Los industriales defienden que Brasil duplique el ingreso per capita cada 15 años, en vez de hacerlo como se hace ahora cada 21 años, con un aumento de US$10.465 a US$ 20.000 para el año 2025.
  • ::Los líderes de la industria quieren límites definidos para el gasto público y avalan una reforma en el sistema de previsión social.
  • ::Con el fin de posibilitar el crecimiento de las inversiones, la CNI apoya la reducción de los recargos en los precios de la energía eléctrica y la adopción de cambios en el sector del transporte público.

Fuente: Confederación Nacional de la Industria (CNI).

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.