Arrow left
Arrow right

2010-04-16

Violencia y asesinatos amenazan a periodistas guatemaltecos

“Cuando salgo de mi casa, miro para todas partes y me cercioro de que no haya nadie a mi alrededor”, dijo Raúl Morales de Radio Sonora. (Heidi Pineda para Infosurhoy.com)

“Cuando salgo de mi casa, miro para todas partes y me cercioro de que no haya nadie a mi alrededor”, dijo Raúl Morales de Radio Sonora. (Heidi Pineda para Infosurhoy.com)

Por Heidi Pineda para Infosurhoy.com—16/04/2010

CIUDAD DE GUATEMALA, Guatemala – Luis Felipe Valenzuela, director del grupo radial Emisoras Unidas, fue herido en la cara con una bala durante un intento de robo de su automóvil a principios de este mes.

Rolando Santiz, reportero de la estación de TV Telecentro 13, y su camarógrafo, Juan Antonio de León Villatoro, fueron atacados a balazos por dos jóvenes que circulaban en motocicleta, mientras manejaban por la capital el año pasado.

Santiz recibió varios impactos de bala y falleció, mientras que León Villatoro apenas sobrevivió al ataque.

Los hechos aislados ocurrieron con diferencia de un año, pero juntos simbolizan la violencia que deben enfrentar los periodistas que trabajan en el país centroamericano, conocido por su pobreza y alto índice de criminalidad.

“A partir del asesinato de Rolando Santiz, los ataques contra periodistas se han incrementado”, dijo Raúl Morales, un periodista de Radio Sonora. “Cuando salgo de mi casa, miro para todas partes y me cercioro de que no haya nadie a mi alrededor”.

Morales dijo que los periodistas de Guatemala deben estar conscientes de los peligros que corren, ya que la próxima historia que cubran puede ser la última. Los peligros de ser un trabajador de los medios en Guatemala salieron a la luz el 24 de julio de 2003, cuando un colega de Morales, Héctor Ramírez, fue brutalmente golpeando mientras cubría una protesta del partido político Frente Republicano Guatemalteco en la ciudad de Guatemala, y como consecuencia sufrió un ataque cardíaco fatal.

La situación se ha vuelto tan mala que el periodismo en Guatemala va en un camino trágico hacia la extinción, dijo Gonzalo Marroquín, vicepresidente de la Sociedad Interamericana de Prensa y director del periódico guatemalteco Prensa Libre.

“Tenemos un panorama bastante complicado, sobre todo en el interior [del país]”, afirmó. “En Guatemala persiste el peligro de ejercer el periodismo”.

Seis periodistas fueron asesinados desde 2006, según el Comité para la Protección de Periodistas, una organización sin fines de lucro con sede en Nueva York, de los que aún no se han podido determinar las causas.

“Aunque Guatemala no se encuentra entre los países con más agresiones contra periodistas, sí nos afectan profundamente los hechos de violencia de los que somos víctimas”, expresó Marroquín.

Guatemala, sin embargo, tiene uno de los índices más altos de criminalidad en Latinoamérica, con un promedio de 25 asesinatos por semana en la Ciudad de Guatemala, según el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Samantha Guerrero, editora de Radio Punto, dijo que los periodistas “forman parte de una sociedad violenta y se convierten en presas fáciles de la delincuencia, principalmente cuando realizan su trabajo en zonas peligrosas o de alto riesgo”.

La corrupción a lo largo de Guatemala y la inminente presencia como un centro del tráfico ilegal de drogas, ha hecho que la violencia crezca, según las autoridades del gobierno. Esta semana, las autoridades detuvieron a tres oficiales de policía – y tienen la orden de captura de un cuarto – por presuntas vinculaciones con Los Zetas, un cartel mexicano de la droga que se ha asentado en Guatemala, según los fiscales. Los cuatro oficiales fueron acusados de informar a Los Zetas los esfuerzos de la policía en la lucha contra el narcotráfico, dado que los fiscales afirman que habrían interceptado mensajes de texto y grabaciones telefónicas en las que los policías ayudarían a los traficantes a evadir los operativos policiales.

Las autoridades guatemaltecas también han arrestado recientemente a cuatro oficiales de policía, por presuntamente haber utilizado sus credenciales para extorsionar a los dueños de un comercio a pagar un honorario por la protección, lo que suma un total de 28 policías arrestados en el país durante este año.

Ya que es difícil distinguir entre los responsables de hacer cumplir la ley y los criminales, la labor de los periodistas es cada vez más complicada, opinó Edgar López, editor de Radio TGW.

“Uno nunca sabe con quién está trabajando”, expresó, y agregó que los homicidios de periodistas son representativos de la violencia que afecta a toda la sociedad en su conjunto.

Sin embargo, López no vaticina una extinción del periodismo, porque la pasión prevalece en este campo.

“El servicio a la gente es lo que te mueve en esta profesión”, declaró.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.