Arrow left
Arrow right

2012-03-12

Brasil: Detrás de las cámaras con la Policía Militar

Los sargentos Silvano Oliveira (izquierda) y Sérgio Dantas son los protagonistas de Papo de Polícia 2, un programa sobre la policía en los estados de Pará y Rio de Janeiro. (Cortesía de AfroReggae)

Los sargentos Silvano Oliveira (izquierda) y Sérgio Dantas son los protagonistas de Papo de Polícia 2, un programa sobre la policía en los estados de Pará y Rio de Janeiro. (Cortesía de AfroReggae)

Por Flávia Ribeiro para Infosurhoy.com—12/03/2012

RIO DE JANEIRO, Brasil – Una pistola en una mano, la Biblia en la otra, eso es lo que representa al sargento Silvano Oliveira, de la Policía Militar, que trabaja en el estado brasileño de Pará.

Por la mañana, Silvano, de 40 años de edad, lleva un rifle mientras patrulla Barreiro, uno de los barrios más violentos en la capital de Pará, Belém.

Por la noche, Silvano regresa a la misma favela con su Biblia, abre la Iglesia Evangelho Quadrangular Templo da Vitória y predica a sus fieles.

Incluso cuando Silvano es el Pastor Silvano, lleva consigo una pistola en el bolsillo trasero de los pantalones, oculta por la chaqueta del traje.

“Hace ocho años pensé en dejar la policía”, comentó Silvano, quien integra la unidad de élite de la policía de Pará, conocida como ROTAM. “No podía comprender cómo podría continuar trabajando con una Biblia y una pistola”.

Silvano lleva una doble vida, y tiene dificultad para encontrar el equilibrio.

“En 2009 me pidieron que me uniese a un grupo denominado la Policía Militar de Cristo”, agregó. “Lo estudié, reflexioné sobre ello, y me di cuenta de que ser un oficial de policía también es uno de los deberes de un párroco”.

Y así, arrestando a criminales y predicando la palabra de Dios, Silvano consiguió un papel protagonista en la serie Papo de Polícia 2, la cual se estrena en Brasil el 12 de marzo a las 9:15 de la noche, hora local, en el canal de cable Multishow. Los espectadores también pueden ver el programa en el sitio web del canal.

La serie muestra las vidas diarias de oficiales de policía en ocho episodios, siete en Pará y uno en Rio de Janeiro.

La primera temporada contó con la participación de un oficial de la Policía Civil de Brasil, Beto Chaves. En esta segunda temporada, Silvano comparte el estrellato con otro oficial de la policía militar, el Sargento Sérgio Dantas, de 44 años.

Dantas, quien ha trabajado para la Policía Militar desde los 20 años, es miembro del Batallón de Operaciones Especiales de Rio de Janeiro (BOPE), un grupo de élite famoso tras aparecer en las películas Elite Squad y Elite Squad: The Enemy Within.

Durante su tiempo libre, Dantas compite en triatlones y maratones.

Y al igual que Silvano, Dantas tenía dudas sobre su futuro como policía.

“Durante una operación en la favela Morro do Cantagalo en la década de los 90, iba a la delantera cuando un amigo me pidió cambiar posiciones; era mayor y tenía más experiencia, pero acabó con un tiro. Se llevó una bala por mí”, declaró Dantas. “Me paré a pensar lo que estaba haciendo con mi vida, y después, me di cuenta de que ésta es mi misión”.

En el último episodio, el único filmado en Rio, Dantas entra en la favela Morro do Fallet, en el céntrico barrio de Santa Teresa. Allí aprecia los cambios positivos ocurridos Fallet y otras muchas comunidades desde 2008, cuando comenzó la implementación de las Unidades de Policía Pacificadora (UPP).

Producido por AfroReggae

Las favelas eran una elección sencilla para el escenario del programa, a opinión de la compañía de producción, AfroReggae, una ONG que trabaja con jóvenes de comunidades pobres.

Los cinco camarógrafos que filmaron Papo de Polícia 2 crecieron en las favelas. Dos de ellos fueron traficantes de drogas en el Complexo do Alemão en Rio de Janeiro: Mister M., de 26 años, y Juscelino Vitorino, de 25.

Vitorino aparece llorando en uno de los episodios tras oír a un comandante de la policía militar en Pará hablar sobre las dificultades de la vida. La escena finaliza con el extraficante abrazando al policía.

“La víspera estaba hablando con amigos sobre cómo había sido mi vida hasta entonces y cómo estaba cambiando”, dijo Vitorino. “Cuando escuché esas palabras tan bellas de un policía, me emocioné. Era como si mi padre estuviese hablándome”.

Durante los 15 días que pasó en Pará, Vitorino hizo un nuevo amigo, Dantas. Los dos conversaron sobre las confrontaciones entre oficiales de BOPE y narcotraficantes en el Complexo do Alemão y se dieron cuenta de que habían estado en lados opuestos, intercambiando disparos.

Adrenalina y reflexión

El programa muestra momentos de reflexión, como los de Vitorino, alternados con momentos de intensa acción, como Dantas y Silvano persiguiendo a secuestradores, atracadores de bancos y narcotraficantes.

Incluso participan en una operación con policías montando búfalos, en Ilha de Marajó, en Pará. El batallón con base en esta isla es el único en Brasil que utiliza estos animales, lo cual les permite atravesar más fácilmente el terreno inundado de la región.

Una nota curiosa es el turno doble, como en el caso del oficial Ronald, que tras quitarse el uniforme, se pinta la cara para su segundo trabajo como payaso.

Una noche de violencia

José Júnior, coordinador de AfroReggae, debuta como director en Papo de Polícia 2.

“No había guiones ni secretos. Fuimos y filmamos todo lo que sucedía”, comentó luego de una muestra para invitados en la sede de la ONG en el barrio céntrico de Rio de Janeiro, Lapa, el 7 de marzo.

El coronel Robson Rodrigues, un excomandante general de las UPP, de 48 años de edad y actual jefe administrativo de la Policía Militar, asistió a la muestra de Papo de Polícia 2.

“La serie adopta un ángulo interesante. Al ver lo que pasa en el trabajo de la policía, se clarifican una serie de cuestiones relacionadas con ella”, afirmó el coronel Rodrigues, quien tiene estudios de antropología. “Papo de Polícia 2 muestra el lado humano y lo difícil que es el trabajo de la policía”.

Esa misma noche, mientras AfroReggae celebraba el evento en Lapa, la favela Vigário Geral, a 25 kilómetros de distancia, fue invadida por narcotraficantes de la organización criminal Comando Vermelho. La ONG tiene uno de sus centros en dicha favela.

En los últimos años, Vigário Geral ha estado dominada por la organización criminal Terceiro Comando, y la invasión fue un indicador claro de que la situación sigue siendo peligrosa en las favelas que no han sido pacificadas.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.

3 Comentarios

  • Vanderlei Ferreira | 2012-10-01

    Soy SARGENTO de la Policía Militar de Paraná y me pareció muy interesante esta iniciativa... pero una cosa es cierta, nunca sobran la cautela y la prudencia al tratar de lidiar con bandidos... Fui herido durante el servicio y sentí en carne propia lo que es eso... felicitaciones a nosotros : LA POLICIA.

  • jose santos pereira | 2012-03-28

    Muy bien, yo también uso armas y la Biblia, es una experiencia gratificante, y Dios es omnisciente, omnipresente y omnipotente. Quiero unirme al chat de la policía 2 TKS

  • EDMUNDO JOSE SANTIAGO | 2012-03-22

    HE DESEMPEÑADO LAS FUNCIONES DE ESCRIBANO DE LA POLICIA EN MI CIUDAD POR DIEZ AÑOS. NUNCA EMPUJE SIQUIERA A UN BORRACHO, PORQUE NUNCA TUVE QUE DEFENDERME A MI MISMO NI A OTROS. MI MISION ERA MAS SOCIAL QUE POLICIAL, EN UNA CIUDAD QUE NO TENIA PATRULLAS, INVESTIGADORES, NADA. YO SOY EL DELEGADO, O EL CARCELERO Y EL DESTACAMENTO MILITAR. LOS POLICIAS TAMBIEN SON SERES HUMANOS Y A VECES TAMBIEN DESEMPEÑAN EL PAPEL DE ASISTENTE SOCIAL.