2012-04-18

Brasil apuesta al turismo sustentable

Paraty, en la costa sur de Rio de Janeiro, es la
						ciudad piloto para la campaña Pasaporte Verde, la cual se iniciará en junio
						en las 12 ciudades sede de la Copa Mundial del 2004. (Cortesía Luciana
						Matos)

Paraty, en la costa sur de Rio de Janeiro, es la ciudad piloto para la campaña Pasaporte Verde, la cual se iniciará en junio en las 12 ciudades sede de la Copa Mundial del 2004. (Cortesía Luciana Matos)

Por Cristine Pires para Infosurhoy.com – 18/04/2012

PORTO ALEGRE, Brasil – Pronto, los que viajen a Brasil regresarán a sus hogares con algo más que buenos recuerdos.

Los turistas también recibirán información valiosa sobre consumo consciente y cómo el mismo tiene un impacto en la preservación de la naturaleza.

Ése el propósito de la campaña Pasaporte Verde de los Ministerios de Ambiente y Turismo, la cual será lanzada en junio en las 12 ciudades sede de la Copa Mundial del 2014 – Belo Horizonte, Brasília, Cuiabá, Curitiba, Fortaleza, Manaus, Natal, Porto Alegre, Recife, Rio de Janeiro, Salvador and São Paulo.

“El lema de la campaña ‘Pasaporte Verde, Turismo Sustentable para un Planeta Vivo’ es un llamado a la práctica de la ciudadanía ambiental”, dice Allan Milhomens, gerente de proyectos del Ministerio del Ambiente y coordinador de la campaña Pasaporte Verde a nivel nacional. “Se trata de una manera de estimular a los turistas a reconocer su papel como agentes que pueden contribuir a la conservación del ambiente”.

La campaña enseñará a los visitantes a disfrutar de su viaje sin descuidar el ambiente. Desde el 2010, se ha llevado a cabo tal iniciativa en Paraty, una histórica ciudad en la costa sur del estado de Rio de Janeiro.

Paraty fue seleccionada como ciudad piloto de la campaña debido a su rica herencia histórica, cultural y natural, así como por el valor social y cultural de sus comunidades.

“También tuvimos en consideración que Paraty es un lugar para diferentes tipos de turismo, incluyendo el ecológico, rural y cultural”, destaca Milhomens.

Los turistas reciben orientaciones a través de agentes de viaje, centros de información turística y folletos educativos. El sitio web de la campaña, www.passaporteverde.gov.br, también da indicaciones.

Estas indicaciones van más allá de las acciones pequeñas como la de echar la basura en los recipientes apropiados.

La campaña anima a los turistas a contribuir con el desarrollo económico y social de los residentes locales, aprendiendo de su cultura e interactuando con las comunidades.

Ellos también aprenden que la elección que haga el visitante de su transporte tiene un impacto en la cantidad de dióxido de carbono arrojado al ambiente, por lo que a los turistas se les recomienda usar vehículos de baja contaminación.

Otra sugerencia es la de dar prioridad a los restaurantes que practiquen una “gastronomía sustentable”, esto es, que utilicen productos orgánicos de agricultores y pescadores locales, de modo que no sirvan pescado o camarones fuera de temporada.

Restaurantes utilizan productos locales

El programa de Gastronomía Sustentable es una de las acciones que ya se han puesto en práctica en Paraty.

Siete de los restaurantes de la ciudad han recibido el sello del proyecto porque utilizan productos orgánicos y alimentos producidos localmente.

“Con estas medidas, el visitante tiene acceso a una comida más saludable”, expresa Amaury Barbosa, secretario de cultura de Paraty, quien agrega que debido a que los productos locales no tienen que ser transportados, ellos contienen muy poco o nada de preservantes.

Paraty recibe cada año casi 600.000 turistas, según la Secretaría Municipal de Cultura. Pero el cambio de hábitos también ha afectado directamente a la población de cerca de 35.000 habitantes.

Iniciativas cambian la vida diaria

Los funcionarios de Paraty atendieron talleres y clases de educación ambiental como preparación para estar listos cuando la campaña finalmente se implementase, lo que ocurrió en 2008.

En la actualidad, la población está adoptando nuevos hábitos, como la recolección de aceite de cocina.

Cada litro de aceite arrojado a la cañería es equivalente a un millón de litros de agua. El daño es también significativo porque los residuos son tirados al suelo, lo que contribuye con la contaminación de las reservas subterráneas de agua.

Los habitantes de Paraty vierten el aceite de cocina en botellas plásticas y las depositan en centros de recolección para ser reciclado.

“Pese al intenso proceso de concientización, todavía enfrentamos dificultades”, comenta Milhomens. “La campaña implica cambios de conducta y la revisión de prácticas tradicionales que no toman en cuenta los asuntos sociales y ambientales”.

El Ministerio del Ambiente resalta el problema de la basura como uno de los aspectos que requieren ser mejorados.

“Paraty todavía no tiene un relleno sanitario”, dice Milhomens. “De igual manera, el saneamiento básico requiere de una solución a corto plazo”.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.

1 Comentario

  • Sandy | 2012-05-15

    Son unos grosos los brasileros. El año pasado yo estuve en Paraty, en el Misti Chill (www.mistichill.com) y la gente que trabajaba ahí, la gente que veias en la calle, la comunidad en general, el gobierno, todos hacen cosas para mantener el medio ambiente como corresponde. Saludos a toda la gente que conocí allá y a uds por compartir estas noticias con el resto, gracias.