Arrow left
Arrow right

2009-07-17

EE.UU. y Cuba reanudan conversaciones para acuerdo migratorio

En abril pasado, el presidente estadounidense, Barack Obama, levantó algunas sanciones sobre Cuba, incluyendo los límites sobre viajes a la isla desde EE.UU. por ciudadanos cubanos.

En abril pasado, el presidente estadounidense, Barack Obama, levantó algunas sanciones sobre Cuba, incluyendo los límites sobre viajes a la isla desde EE.UU. por ciudadanos cubanos.

Fernando Sánchez

NUEVA YORK, Estados Unidos – En lo que fue la primera reunión oficial bilateral en seis años, los gobiernos de Estados Unidos y Cuba reanudaron las conversaciones sobre un acuerdo migratorio, suspendidas en 2003, y calificaron como “fructífera” la conclusión del acercamiento. Representantes de ambos países se comprometieron a obtener “resultados prácticos y positivos” con el fin de normalizar sus relaciones.

Un día después de la reunión, informó AFP, el presidente demócrata Barack Obama volvió a firmar, como sus antecesores Bill Clinton y George W. Bush, la postergación por seis meses de una parte de la ley Helms-Burton, que permite sancionar a empresas extranjeras que usan propiedades en Cuba expropiadas a ciudadanos norteamericanos, tras el triunfo de la revolución de Fidel Castro.

Con respecto a las conversaciones sobre migración, el portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly, dijo, de acuerdo a Reuters, que “participar en estas conversaciones subraya nuestro interés en sostener discusiones constructivas con el gobierno de Cuba para avanzar los intereses de Estados Unidos sobre asuntos de interés común”. “Hemos tenido una sesión de trabajo fructífera que valida estas rondas para evaluar la marcha de los acuerdos migratorios”, agregó a EFE, por su parte, el negociador cubano Dagoberto Valdés.

Durante la reunión, ambos países se comprometieron a promover una migración “segura, ordenada y legal”, señaló AFP. Además, la delegación estadounidense encabezada por el Subsecretario de Estado adjunto para América Latina, Craig Kelly, insistió en que Cuba acepte la repatriación de migrantes que han cometido delitos en Estados Unidos y a los que por eso no se les puede otorgar ciudadanía.

Según el gobierno cubano, las partes identificaron áreas de cooperación para cumplir los acuerdos, suscritos tras el éxodo de balseros a comienzos de los 90, informó Reuters. Bajo el acuerdo de 1995, Cuba prometió frenar las salidas ilegales, mientras Estados Unidos se comprometió a repatriar a los inmigrantes interceptados en alta mar, además de entregar unas 20.000 visas anuales.

Cuba propuso que en la próxima reunión bilateral, prevista para diciembre en La Habana, se dé forma a un nuevo acuerdo migratorio, precisó Europa Press.

El presidente G. W. Bush había suspendido las conversaciones con Cuba en el año 2003, luego de que el régimen castrista impusiera una medida de fuerza masiva sobre disidentes pacíficos, periodistas independientes, defensores de los derechos humanos y sindicalistas independientes, entre otros.

El presidente Obama ha enviado, desde el inicio de su gestión, señales de acercamiento a La Habana, que en abril culminaron con el fin de las restricciones de viajes y remesas hacia Cuba por parte de ciudadanos estadounidenses de origen cubano, informó AFP. El gobierno del general Raúl Castro aún no ha dado a conocer ninguna medida específica.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.