2009-06-26

Gobierno peruano intenta solucionar los conflictos sociales

El primer ministro peruano, Yehude Simon (der.), saluda a un líder indígena durante una reunión en la ciudad selvática de San Ramón, el 15 de junio de 2009.

El primer ministro peruano, Yehude Simon (der.), saluda a un líder indígena durante una reunión en la ciudad selvática de San Ramón, el 15 de junio de 2009.

Omar Bonilla A.

LIMA, Perú – El Gobierno peruano logró suspender una protesta en una región andina, en el inicio de un proceso de conversaciones del primer ministro, Yehude Simon, con dirigentes de organizaciones sociales, que demandan más inversión y atención del Estado, en lo que se ha convertido en una crisis política que ha llevado al presidente, Alan García, a vivir su momento más difícil desde el inicio de su mandato, en julio de 2006.

Después de haber superado el trauma causado por los enfrentamientos en la localidad amazónica de Bagua, que terminaron con la muerte de 24 policías y 10 indígenas, Simon inició un recorrido por las zonas de la sierra peruana, paralizadas por huelgas y protestas, para escuchar las demandas de los manifestantes.

El primer ministro se reunió en Andahuaylas con dirigentes de organizaciones gremiales, quienes acordaron suspender sus medidas de fuerza hasta septiembre, tras la apertura de una mesa de diálogo que tratará las posibles derogatorias de decretos legislativos que atenten contra los intereses de las comunidades, indicó Reuters. Se ha suspendido la medida de fuerza y en la medida de que se puedan cumplir los acuerdos quedará como una página más del levantamiento de pueblos, dijo Simon.

Posteriormente se trasladó a Sicuani, en el departamento de Cusco. Sin embargo, Simon y los Ministros de Agricultura y Trabajo no pudieron alcanzar acuerdos con los campesinos que desde hace dos semanas bloquean carreteras en protesta contra el modelo económico del gobierno peruano.

Los representantes consiguieron el levantamiento de un bloqueo en la Carretera Central que conecta la costa con la sierra peruana, y que era realizado por trabajadores de La Oroya, una ciudad en la que más del 90 por ciento de los pobladores viven de prestar servicios a la minera Doe Run, señaló El Comercio. La empresa enfrenta problemas económicos y su cierre puede ocasionar problemas sociales adicionales en la zona. Otras ciudades en las que se han sucedido conflictos sociales son Puno y Chincha.

Simon enfrentaba el 26 de junio la posibilidad de ser censurado por el Parlamento unicameral, al ser interpelado por su manejo de los sucesos de Bagua. El Legislativo decidió ampliar su segundo periodo de sesiones ordinarias, que debía terminar el 30 de junio, hasta el 3 de julio para dedicar sus reuniones a tratar las mociones de censura que se presenten después de la interpelación.

 

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.

1 Comentario

  • | 2009-06-30

    Creo que se debe llegar a una consilacion, pero es el provecho politico que le va ha dar reditos a la opocision de alan garcia.<p>En tanto que se desarticula todo el movimineto indigenista en america latina aprovecharan los reditos economicos los que mueven las supuestas masas del peublo