Arrow left
Arrow right

2012-04-01

Remoción De Minas: Sin Margen Para el Error

Ingenieros del Ejército colombiano visten equipo de protección y llevan detectores
          para desmantelar las minas terrestres del este de Antioquia, Colombia, en abril de 2011.
          [AGENCE FRANCE-PRESSE]

Ingenieros del Ejército colombiano visten equipo de protección y llevan detectores para desmantelar las minas terrestres del este de Antioquia, Colombia, en abril de 2011. [AGENCE FRANCE-PRESSE]

DIÁLOGO

“Es algo inédito” comentó Wilyam Lúcar Aliaga, coordinador general del Centro Peruano de Acción contra las Minas Antipersonal (CONTRAMINAS). Para este funcionario público, la remoción de minas ha sido una herramienta excelente para forjar la confianza mutua entre los dos ejércitos, algo que consideraba difícil de lograr. Y añadió: “Cuando nos detenemos a pensar, un país con el que tuvimos un problema serio, ahora permite que una aeronave del Perú ingrese [a su territorio] en caso de accidente.”

CONTRAMINAS, que depende del ministerio de Asuntos Exteriores, es el organismo responsable de coordinar y efectuar la remoción humanitaria de minas en Perú. Estas operaciones, efectuadas por militares peruanos y la Policía Nacional, no solo son costosas sino que exigen vasto entrenamiento y recursos, como el uso de tecnología y canes. En carácter de Estado Parte en la Convención de Ottawa, Perú busca cumplir con su compromiso de erradicar las minas antipersonal de su territorio para el 1º de marzo de 2017.

El Coronel Mario Espinoza de la Fuerza Aérea del Perú y secretario técnico alterno de CONTRAMINAS, explicó que la remoción y destrucción de las minas tiene lugar en la frontera septentrional con el Ecuador, así como en el exterior de las prisiones y en las torres eléctricas de alta tensión en todo el país. En los últimos años, el Gobierno del Perú vio la necesidad de colocar minas antipersonal por las murallas de las cárceles de máxima seguridad para evitar la fuga de los terroristas presos allí, y proteger la infraestructura eléctrica de los atentados perpetrados por organizaciones terroristas.

En 2011, CONTRAMINAS destruyó 1.495 minas colocadas por ambas naciones en la Cordillera del Cóndor. Las autoridades del Gobierno peruano proyectan que la cantidad de minas removidas en 2012 será superior gracias a que cuentan con mejores recursos. Desde enero de 2012, la organización reportó 335 víctimas por minas terrestres, de las cuales 142 eran civiles, 118 militares y 75 oficiales de policía.

RECURSOS IMPORTANTES

Los métodos de remoción de minas en Perú han comenzado una nueva fase de modernización. Los expertos utilizan canes y máquinas en lugar de hacerlo únicamente de forma manual, lo que acelera el proceso 11 veces, según Lúcar Aliaga. El Cnel. Espinoza señaló que la utilización de canes permite que el trabajo sea más eficiente. “Los detectores detectan el metal, y en el caso de los canes, detectan el explosivo”, explicó. Las retroexcavadoras –las máquinas empleadas en el proceso- han sido adaptadas específicamente para las operaciones de remoción de minas terrestres. La zona del asiento del conductor fue reforzada para brindar protección. Después de que la máquina cava la tierra, un tamiz para suelos desentierra la mina y luego el personal de remoción la destruye.

Dave Bruce, administrador de programas en la corporación consultora RONCO, organización internacional especializada en acciones humanitarias y comerciales de minas y en eliminación de municiones y artefactos, ha compartido su experiencia con el Gobierno peruano. En enero de 2012, abandonó el país porque las autoridades peruanas realizaban la misión con sus propios expertos y financiación interna. Bruce comentó que el contrato con RONCO, que incluye la compra y el entrenamiento de ocho canes detectores de minas, la capacitación médica y de remoción de minas, y el helicóptero que se utiliza en caso de evacuación médica de urgencia, fueron posibles gracias a un programa financiado por el Departamento de Estado de los EE. UU., que comenzó en 2009. También se realizaron donaciones de detectores de metal, varios vehículos, equipo médico y de protección personal– tales como chalecos especiales y cascos con visores transparentes.

Los aprendices que se capacitan para el desminado primero deben hacer un curso de cinco semanas en el que estudian la historia de las minas terrestres, cómo se producían y dónde se las colocaba. Además, “deben estar en buena forma física porque el trabajo es bastante difícil; a veces hace mucho calor porque la selva es muy cálida y húmeda”, agregó Bruce.

Lúcar Aliaga afirmó que la ayuda que brindó el Gobierno de los EE. UU. permitió renovar un centro de remoción de minas ubicado en la provincia de Bagua de la región amazónica del Perú, e inaugurar, en 2010, un centro nacional de entrenamiento para la remoción de minas en la ciudad de Pimentel, al norte de Lima. Espera ansiosamente el día en que el nuevo centro de remoción de minas pueda atender a toda la región, protegiendo a los agricultores y pastores -en su mayoría niños- de las minas terrestres que están plantadas cerca de su lugar de trabajo.

Colombia produce su propio detector de minas

Industria Militar Colombiana y la Universidad de los Andes están desarrollando el primer detector de minas terrestres que determinará la ubicación de las minas fabricadas con metal y los artefactos explosivos improvisados (IEDs, por sus siglas en inglés) plantados por grupos terroristas.

En febrero de 2012, el primer detector dual de minas, que incluye un radar de detección subterránea se encontraba en la fase dos de las cuatro necesarias para su desarrollo. Este tipo de radar muestra imágenes de la tierra y permite identificar un objeto enterrado. En Colombia, alrededor de 9.594 personas resultaron afectadas por minas antipersonal en los últimos 21 años, tanto civiles como militares. El número de civiles asciende a unas 3.614 víctimas (35 por ciento del total), mil de los cuales eran niños. Las restantes 5.980 víctimas son policías y militares.

Daniel Ávila Camacho, director del Programa Presidencial para la Acción Integral contra Minas Antipersonal, comentó a Diálogo que el método principal para la remoción de minas terrestres utilizado en su país es el detector de metales, debido a la topografía del terreno. Así, las posibilidades del nuevo detector de metales pueden ayudar a Colombia a acabar con las minas terrestres y los IEDs de una vez por todas.

¿Le gusta este artículo?

45Rating no
Agregue su comentario Política de comentarios
*indica un campo obligatorio