2012-01-01

Las Nuevas Technologías ¿aliadas o enemigas?

[Istock]

[Istock]

Diálogo

Dos hombres entraron a un establecimiento de transferencia de dinero en Santo Tomás, Islas Vírgenes de los EE. UU., con US$ 20.000 en efectivo. Detrás de una ventana de vidrio, Juan Llanos, especialista certificado en antilavado de dinero, los observaba discretamente. “Necesito enviar dinero; estas cantidades a estas personas”, le dijo uno de los hombres al gerente del comercio. “Yo no hablé, me puse a ver mis materiales porque el tipo pudo haber sacado un revólver”, comentó Llanos, al mismo tiempo que señaló la importancia de permitir que se realizara la transacción para poderla denunciar a las autoridades federales.

Después que los hombres se fueron, le preguntó al gerente por qué no les pidió documentos de identificación. La simple respuesta fue que los conocía y que no era la primera vez. “No podía creer que estaba viendo eso”, dijo Llanos a Diálogo, mientras recordaba el incidente de 2004. Hoy en día, “ver” a los blanqueadores de dinero es mucho más difícil que antes. No llegan con valijas llenas de efectivo; en su lugar, están diseminados por todo el planeta y operan en el ciberespacio con identidades falsas y tecnologías financieras emergentes.

Llanos piensa que en la actualidad el uso de establecimientos de transferencia de fondos para el lavado de dinero es menos común debido a la existencia de controles más estrictos y programas de capacitación exitosos. En su lugar, el empleo de juegos en línea, tarjetas prepagadas, teléfonos celulares y divisas digitales se ha generalizado en todo el mundo como forma de desplazar el efectivo con fines ilícitos. Estas tecnologías, que surgieron con el desarrollo de los nuevos métodos de pago como las tarjetas prepagadas, los pagos por teléfono y los servicios de pago por Internet, están creando nuevas oportunidades para el lavado de dinero, según el Grupo de Acción Financiera, organización que desarrolla y fomenta políticas nacionales e internacionales para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. Llanos señaló que, cada vez más, los blanqueadores de dinero emplean estas tecnologías para sus fines ilícitos.

Juegos en líneA

Juegos del “mundo virtual”, como Second Life y World of Warcraft, son algunas de las herramientas que utilizan los señores de la droga y otros delincuentes para el blanqueo de dinero. Los jugadores utilizan dinero virtual o créditos a cambio de dinero real. Miles de participantes de distintos países se encuentran en línea y pagan dinero virtual desde sitios remotos. Luego, el dinero virtual se convierte a las monedas locales para llevar a cabo inversiones en inmuebles, arte y otros bienes, según www.PoliceOne.com, un sitio de noticias frecuentado por la comunidad de aplicación de la ley en los Estados Unidos.

Las operaciones de apuestas por Internet también son vulnerables a las actividades delictivas, desde el financiamiento a terroristas hasta la evasión impositiva, según el Departamento de Estado de los EE. UU. Los casinos tradicionales deben presentar informes a las autoridades federales y seguir programas de cumplimiento de las normas contra el lavado de dinero.

Costa Rica, por ejemplo, posee una considerable industria de juegos de apuestas por Internet que, en la práctica, apenas está regulada. La industria de las apuestas deportivas en línea realiza transacciones que rondan los US$ 12.000 millones anuales y emplea a 10.000 personas en esa nación. Una pérdida intencional que desplaza los fondos de forma eficaz por todo el planeta puede pasar fácilmente inadvertida.

Tarjetas prepagadas

Existen dos tipos de tarjetas prepagadas que los blanqueadores utilizan para fines ilícitos. Las tarjetas abiertas, como los distintos tipos de tarjetas prepagadas Visa y MasterCard, se aceptan en diversos establecimientos minoristas. Las tarjetas de obsequio cerradas solo pueden utilizarse en la tienda o negocio que las emitió. En este último caso, los cajeros no piden identificación ni preguntan de dónde proviene el dinero, señaló Karen O’Brien, de las Islas Caimán, especialista certificada en antilavado de dinero. “Los delincuentes y terroristas buscan formas en las que no se les formulen demasiadas preguntas, donde no tengan que presentar ninguna identificación y sea una alternativa más fácil”, comentó O’Brien a Diálogo. “Cuando se cierra una puerta, buscan otra.”

A modo de ejemplo, O’Brien explicó que un delincuente puede comprar una tarjeta de obsequio de US$ 500 en un comercio, ir a otros diez y tener de pronto US$ 10.000 en plástico. Con dichas tarjetas se puede adquirir productos, venderlos en línea o en los avisos clasificados del periódico, donde a los delincuentes les resulta muy fácil conseguir el efectivo. Las tarjetas de obsequio también son fáciles de transportar y transferir. Y puesto que por definición no se consideran como “divisas”, no hay que declarar los montos de US$ 10.000 o más a las autoridades aduaneras.

Teléfonos celulares

Los teléfonos celulares permiten realizar transferencias de pago sin recurrir a los proveedores tradicionales de servicios financieros, que tienen controles antiblanqueo de dinero. Trabajadores inmigrantes utilizan los pagos a través del móvil para transferir dinero a sus familias, pero también es una forma segura para que los narcotraficantes o terroristas envíen dinero. Se puede acceder al dinero y transferirlo por teléfono celular o tabletas electrónicas sin tarjeta bancaria ni identificación de cliente. Se han vinculado celulares prepagados adquiridos anónimamente y pagados en efectivo a la actividad delictiva y al terrorismo, según www.lavadodinero.com.

Gonzalo Vila, director de Operaciones para Latinoamérica de la Asociación de Especialistas Certificados en Antilavado de Dinero (ACAMS, por sus siglas en inglés), con sede en Miami, Florida, señaló que el uso de teléfonos móviles para el blanqueo está apareciendo en Latinoamérica. “Todavía es muy temprano en Latinoamérica, y se necesitará tiempo antes de que sea una amenaza real”, afirmó. Vila agregó que en su tierra natal, Argentina, algunas compañías usan los teléfonos móviles para pagar por bienes y servicios de forma legítima.

Monedas digitales

Las monedas digitales —también conocidas como billeteras electrónicas, e-wallets o neteller— exigen depositar cierta cantidad de dinero en un banco designado para usar en la e-wallet de una persona. Es posible acceder a las monedas digitales en línea y enviarlas a cualquier individuo, en cualquier parte del mundo. El dinero recibido puede cargarse a una tarjeta prepagada o enviarse por medio de un giro o un cheque.

O’Brien mencionó que los delincuentes y terroristas están incursionando en estos nuevos métodos porque la mayor parte de la legislación en el Caribe y otras jurisdicciones fue escrita para las instituciones financieras tradicionales, pero no para los medios financieros en línea. Como consecuencia, como recurso para combatir el blanqueo de dinero, están aumentando las disposiciones legales que controlan el uso de las tarjetas prepagadas.

Vila considera que este tipo de disposiciones son importantes, e indica que México y otros países continúan regulando las transferencias financieras para evitar el lavado de dinero. Además, existe un intercambio de información entre los países de Latinoamérica para alertar sobre actividades de financiamiento del terrorismo. Vila agregó que ACAMS capacita a profesionales de distintas partes del mundo para identificar las amenazas emergentes asociadas con el lavado de dinero. En cuanto a las tecnologías emergentes, O’Brien dijo: “Todos estos sistemas tienen un fin genuino; no fueron concebidos para el mal, pero lamentablemente los delincuentes los ven como una vía para obtener provecho.”

Fuentes: www.lavadodinero.com, Grupo de Acción Financiera, Departamento de Estado de los EE. UU.,

www.PoliceOne.com

¿Le gusta este artículo?

43Rating no
Agregue su comentario Política de comentarios
*indica un campo obligatorio

Fri Apr 18 00:18:52 2014

Votación

¿Considera el crimen organizado como un peligro para la estabilidad en su país?

Ver resultados