2012-09-13

Latinoamérica condena los ataques al consulado de EE.UU. en Libia

El Consulado de EE.UU. en Bengasi arde en llamas durante una protesta de un grupo armado que asesinó a J. Christopher Stevens, embajador estadounidense en Libia, y a tres miembros del cuerpo diplomático. (Esam Al-Fetori/Reuters)

El Consulado de EE.UU. en Bengasi arde en llamas durante una protesta de un grupo armado que asesinó a J. Christopher Stevens, embajador estadounidense en Libia, y a tres miembros del cuerpo diplomático. (Esam Al-Fetori/Reuters)

Por Amitai Nadav para Infosurhoy.com – 12/09/2012

WASHINGTON, D.C., EE.UU. – El embajador estadounidense en Libia y otros tres miembros del cuerpo diplomático fallecieron el 11 de septiembre en un ataque perpetrado por una horda armada que irrumpió en el consulado de ese país en Bengasi, informó el ministro del Interior el 12 de septiembre.

Los testigos informaron que la multitud saqueó el edificio del consulado antes de prenderle fuego. El embajador J. Christopher Stevens y otros tres funcionarios estadounidenses fallecieron en el ataque.

Los demás empleados "fueron evacuados y están sanos y salvos", anunció el ministro del Interior libio, Wanis al-Sharif.

Según la Comisión de Seguridad del Ministerio del Interior, se dispararon granadas propulsadas a cohete hacia la embajada desde un establecimiento cercano.

“Condeno estos actos de barbarie en los términos más rotundos. Éste es un ataque a los Estados Unidos, Libia y los pueblos libres de todo el mundo", escribió el viceprimer ministro Mustafa Abushagur en su cuenta de Tweeter.

Stevens era "un amigo de Libia", agregó la autoridad.

“Presentamos nuestras condolencias a los Estados Unidos, al pueblo estadounidense y al mundo entero por lo que ha sucedido", declaró en la capital del país a la prensa el presidente del Congreso Nacional General de Libia, Mohamed al-Magariaf.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, confirmó las muertes en la mañana del 12 de septiembre.

“Tuve el privilegio de tomarle juramento a Chris [Stevens] cuando asumió su cargo en Libia hace unos pocos meses", recordó. "Él habló de manera elocuente acerca de su pasión por el servicio, por la diplomacia y por el pueblo libio...A medida que se desarrollaba el conflicto el Libia, Chris fue uno de los primeros estadounidenses en llegar a territorios de Bengasi. Arriesgó su propia vida para tender una mano al pueblo libio para construir las bases de una nación nueva y libre".

Clinton añadió en sus comentarios que las relaciones EE.UU.-Libia no se verán afectadas.

"La amistad entre nuestros dos países nacida a partir de sufrimientos compartidos no será otro de las víctimas de este ataque", dijo.

El Presidente de EE.UU., Barack Obama, condenó el ataque y prometió reforzar la seguridad.

"Estados Unidos rechaza los esfuerzos para denigrar las creencias religiosas de otros, pero todos debemos oponernos, sin equívocos, al tipo de violencia insensata que quitó la vida a estos empleados públicos", expresó. "He dado instrucciones a mi gobierno para que brinden todos los recursos necesarios para reforzar la seguridad de nuestro personal en Libia, y para aumentar la seguridad de nuestras sedes diplomáticas en todo el mundo.

Al hablar ante la Casa Blanca, Obama agradeció a los libios por el papel que juegan en la respuesta al ataque.

“El personal de seguridad libio luchó contra los atacantes junto a los estadounidenses”, añadió. "Los libios ayudaron a algunos de nuestros diplomáticos a buscar un lugar seguro y luego trasladaron el cuerpo del embajador Stevens al hospital, donde nos enteramos trágicamente de que había muerto. Es especialmente trágico que Chris Stevens haya muerto en Bengasi, porque es una ciudad que él mismo ayudó a salvar".

La protesta surgió a raíz de una película de cine independiente, La inocencia de los musulmanes, considerada ofensiva para el profeta Mahoma. El incidente de Bengasi se produjo unas horas después de un ataque a la Embajada de EE.UU. en El Cairo, Egipto. La policía de ese país logró restaurar el orden sin recurrir a la violencia.

Las Naciones Unidas condenaron el ataque de Bengasi el 12 de septiembre

“Las Naciones Unidas rechazan la difamación de la religión en todas sus formas, pero no existe justificativo alguno para una violencia tal como la que ocurrió en Bengasi”, declaró el subsecretario general de Asuntos Políticos de la ONU, Jeffrey Feltman, ante el Consejo de Seguridad del organismo durante la reunión habitual sobre Libia.

“Este ataque no sirve de manera alguna a los intereses del pueblo de Libia ni a las autoridades de ese país, y no pueden ser considerado una defensa del Islam", declaro el embajador adjunto de Libia ante la ONU, Ibrahim Dabbashi. "El ataque daña severamente la imagen del Islam".

Por su parte, el gobierno brasileño condenó los ataques y manifestó su "solidaridad" con el gobierno de Obama.

“El gobierno brasileño tomó conocimiento con consternación de los ataques", dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado el 12 de septiembre. "Brasil repudia vehementemente los ataques y recuerda la obligación de que los países observen el principio de inviolabilidad de las representaciones diplomáticas y consulares".

El gobierno brasileño también transmitió "a las familias de los diplomáticos fallecidos y al Gobierno de Estados Unidos su solidaridad por la muerte de funcionarios al servicio de su país".

Además, el gobierno de Paraguay exhortó a través de un comunicado a que los responsables sean llevados ante la justicia. "El Ministerio de Relaciones Exteriores, al tiempo de reiterar su más enérgico rechazo a este tipo de actos de violencia e intolerancia, reclama que los órganos competentes de Libia impongan un justo castigo a los responsables".

Asimismo, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México condeno el ataque y manifestó su solidaridad con las víctimas, mediante un comunicado publicado en su sitio web.

También a través de un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina dijo: "La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el pueblo argentino expresan su más firme condena al ataque perpetrado ayer contra el Consulado de los Estados Unidos de América en la ciudad de Bengasi [y] lamenta profundamente la muerte del Embajador de ese país en Libia, Christopher Stevens, y de otros ciudadanos estadounidenses y libios".

Finalmente, el gobierno de Ecuador expresó mediante un comunicado que "manifiesta su solidaridad con el gobierno de Estados Unidos por la muerte de su embajador en Libia" y que "rechaza cualquier tipo de circunstancia que ponga en peligro la vida humana".

¿Le gusta este artículo?

35Rating no
Agregue su comentario Política de comentarios
*indica un campo obligatorio