2012-08-06

Entrevista con Celso Gamboa Sánchez, viceministro de Seguridad Pública de Costa Rica

Celso Gamboa Sánchez, viceministro de Seguridad Pública de Costa Rica. (Foto: Abraham Mahshie/Diálogo)

Celso Gamboa Sánchez, viceministro de Seguridad Pública de Costa Rica. (Foto: Abraham Mahshie/Diálogo)

Sandra Marina/Diálogo

En una entrevista exclusiva concedida a Diálogo, Celso Gamboa Sánchez, viceministro de Seguridad Pública de Costa Rica, se refirió a las barreras jurídicas que se interponen entre los países de Centroamérica y que muchas veces imposibilitan que narcotraficantes y miembros del crimen organizado en general sientan todo el peso de la ley. El encuentro tuvo lugar durante la Conferencia Centroamericana de Seguridad (CENTSEC 2012), en El Salvador, donde Gamboa explicó que un grupo de autoridades costarricenses está promoviendo la armonización de al menos nueve delitos penales para combatir el trasiego de drogas, el sicariato, las bandas criminales y el tráfico de personas, entre otros flagelos que afectan a los países de la región.

Diálogo: Durante su presentación en CENTSEC 2012 usted afirmó que las Fuerzas Armadas de nuestros países invierten incontables esfuerzos y sacrifican vidas humanas, pero aún hay deficiencias en la implementación de la justicia. ¿Podría profundizar en este tema?

Viceministro Celso Gamboa Sánchez: Tenemos medios de respuesta técnicos, militares y policiales eficaces. Hay una alta incautación y una gran cantidad de barreras para el traslado y el trasiego de estupefacientes. Sin embargo, debería existir una contención jurídica para poder asestar golpes contundentes a los grupos de narcotraficantes. No hay comunicación jurídica entre los países centroamericanos. Gracias a la colaboración de los gobiernos amigos tenemos eficiencia en las incautaciones, pero la oportunidad de organizar investigaciones que verdaderamente atenten contra la estabilidad de estos grupos de narcotraficantes son ínfimas si no se cuenta con un marco legal uniforme para que las fuerzas judiciales puedan interactuar a lo largo de los países que se encuentran involucrados. Hemos tratado de promover desde Costa Rica una iniciativa para hacer una armonización de la legislación.

Diálogo: ¿Podría ponernos ejemplos de qué es exactamente lo que le preocupa como viceministro de Seguridad Pública de Costa Rica?

Viceministro Gamboa: Costa Rica logró incautar cinco toneladas y media de cocaína en los cuatro primeros meses de 2012, pero no tenemos la oportunidad de saber de dónde viene y para dónde va esa cocaína porque no existe armonización en la legislación para que el país que está enviando la droga pueda seguir estos cargamentos. El Comando Sur de los Estados Unidos dice que solo el 33 por ciento de la droga que se produce se logra incautar. El 67 por ciento restante no lo vemos porque no estamos más articulados.

Diálogo: Usted también mencionó que en ciertos casos se incautan drogas y se apresan los supuestos narcotraficantes, pero estos nunca llegan a la cárcel…

Viceministro Gamboa: Se han dado casos donde el procedimiento de abordaje de la embarcación en alta mar por parte de los gobiernos cooperantes amigos pareciera infringir el ordenamiento jurídico nacional. Por ejemplo, en Costa Rica, en el Pacífico, un mal manejo de la escena por parte de los tripulantes de la embarcación que abordó a un grupo narcotraficante hizo que el juzgado decretara la nulidad del decomiso y, por consiguiente, pusieron a las personas en libertad y les devolvieron sus bienes. Esto pasa precisamente porque no hay armonización en la legislación. Hay una disparidad entre la cantidad de incautaciones que tenemos y la cantidad de personas que están cumpliendo sentencias. Muchas de las personas sentenciadas en Costa Rica por tráfico de drogas están involucradas en el narcomenudeo o con la introducción de pequeñas cantidades de droga en centros penales, pero es el gran tráfico de drogas, esa cantidad preocupante que va para el mercado de alto consumo, ese es el tipo de gente que no está siendo procesada verdaderamente, porque Estamos procesando a las personas que se encargan de trasladarla, pero las personas que dirigen la organización permanecen al margen de la ley, completamente intocables e impunes. Son muy extraños los casos en donde los capos del narcotráfico, son enviados a prisión.

Diálogo: ¿Incluso cuando se les captura?

Viceministro Gamboa: Aun en algunos casos cuando se les captura hay imposibilidad probatoria, porque la prueba está en otro país. La legislación no se ajusta a los parámetros de determinados países. Muchos casos de legitimación de capitales han terminado en absolutorios cuando teníamos claro que eran procedentes del narcotráfico, pero no se lograron acreditar.

Diálogo: También se refirió al tema de la legislación financiera y la legitimación de capitales y a cómo cada país tiene su manera de tratar estos casos.

Viceministro Gamboa: Sí, hay países donde el secreto bancario lo levanta un fiscal de la República, en otros un juez de la República. En Costa Rica es un juez, entonces las leyes costarricenses consideran que el secreto bancario, por ejemplo, en Panamá, que es levantado por un fiscal, no puede ser usado en Costa Rica, porque no fue hecho por un juez. Y esto es una contradicción. Nos quedamos sin una herramienta fundamental, que es seguir el rastro del dinero. Si no hay armonía en la legislación, requerir información de otros países para utilizarla como medio de prueba en nuestros propios países se hace imposible.

Diálogo: ¿Conoce algún modelo que se pudiera seguir?

Viceministro Gamboa: En Costa Rica ya se implementó la ley contra el crimen organizado. Estamos promoviendo a nivel centroamericano y en República Dominicana la figura del agente encubierto, para que tenga un ámbito de acción más amplio y pueda seguir un cargamento de Panamá o de Colombia hasta su destino final, que tenga capacidad de actuación y que esta sea reconocida por el resto de los países dentro del proceso de investigación. Lo hemos promovido a nivel legislativo en los países centroamericanos y en República Dominicana. Hay buena aceptación del nivel técnico. Lo que no hemos logrado, fíjese usted, es la aceptación del nivel legislativo, que son los que deben aprobar las leyes en este momento. Este tema es fundamental. El resto de los tipos penales son muy similares en América Central, pero no convergen. Esta es una situación que estamos tratando de remediar a través de una legislación penal modelo para América.

Diálogo: ¿Cómo surgen estas iniciativas?

Viceministro Gamboa: Surgen ante la necesidad que tenemos todos los países de combatir de manera unida un fenómeno que está cargando de muertos a América Latina. Los muertos los pagamos acá. La gente muere en México, la gente muere en Honduras, en Costa Rica, en Nicaragua, en El Salvador producto de este tráfico de drogas. Nos estamos desangrando poco a poco y necesitamos una respuesta uniforme. En algún momento la legislación mundial debe organizarse para combatir al crimen organizado.

Diálogo: Usted habló de una iniciativa judicial vigente…

Viceministro Gamboa: Costa Rica ha dado un gran salto con la ley contra la delincuencia organizada y la creación de la ley de protección de víctimas y testigos. Hemos sufrido el asesinato de algunas personas que servían de testigos y recientemente sufrimos un revés por un voto de la sala constitucional de nuestro país, que obliga a que la persona acusada conozca la identidad de quien lo acusa. Esta situación ha producido una reducción en la cantidad de personas que quieren participar como testigos, pues necesitan salvaguardar sus vidas. Estamos promoviendo la interpretación de que en el crimen organizado el derecho a la vida debe sobreponerse o debe estar antes al derecho de la persona acusada de conocer plenamente la identidad de quien le acusa. Únicamente garantizárselo [ese derecho] al juez, que sea él el portador de legalidad, y le pueda garantizar a la persona que, en efecto, hay una declaración verdadera y no fabricada por el Estado.

Diálogo: De regreso a su país, ¿qué se lleva como algo positivo, valioso, de esta conferencia?

Viceministro Gamboa: Es fundamental el gran interés del Comando Sur de los Estados Unidos de aumentar la cooperación de ese país. Este es un ejemplo de responsabilidad, de solidaridad. También por supuesto, fomentar la capacidad de relacionarnos y de conocer lo que están haciendo los otros países en estas luchas. Todos tenemos intereses similares, iguales, exactos, y nuestras estrategias y tácticas para combatir han sido expuestas en el día de hoy. Evidentemente me llevo un acervo muy importante.

¿Le gusta este artículo?

37Rating no
Agregue su comentario Política de comentarios
*indica un campo obligatorio