Arrow left
Arrow right

2012-08-02

El General Douglas Fraser destaca importancia de Brasil como líder regional

El General Douglas Fraser, comandante de SOUTHCOM, durante la entrevista
					concedida a la publicación brasileña Tecnologia & Defesa. (Foto: Sandra
					Marina/Diálogo)

El General Douglas Fraser, comandante de SOUTHCOM, durante la entrevista concedida a la publicación brasileña Tecnologia & Defesa. (Foto: Sandra Marina/Diálogo)

Kaiser Konrad

En marzo de 2012, la revista militar Tecnologia & Defesa, una de las más prestigiosas de Brasil, envió a un reportero a los Estados Unidos para participar en la Conferencia de Editores de Revistas Militares, organizada por Diálogo. Kaiser Konrad, periodista especializado en temas de defensa, aprovechó la oportunidad para entrevistar al comandante del Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM). Durante casi una hora, en su soleada oficina de Miami, Florida, el General Douglas Fraser conversó sobre las relaciones entre las fuerzas armadas de ambos países, el papel de Brasil en la lucha contra el crimen organizado internacional, el uso de aviones no tripulados con fines militares y la posibilidad de que el país sudamericano elija el F-18 Super Hornet de Boeing para su Fuerza Aérea, entre otros temas. Kaiser Konrad volcó el resultado de esa plática en una entrevista a la que Tecnología & Defesa le dedica un lugar destacado en su último ejemplar. Diálogo reproduce aquí el texto de la misma.

P.: General, ¿podría hablarnos sobre SOUTHCOM y su cooperación con las Fuerzas Armadas de Brasil? ¿Cuál es la importancia de la integración que se logra a través de operaciones y ejercicios conjuntos?

R.: En la actualidad tenemos una relación muy estrecha y duradera con las Fuerzas Armadas de Brasil. Siempre realizamos ejercicios conjuntos. El año pasado, Brasil fue la sede del ejercicio anual “Operaciones de Paz – América”, que llevamos a cabo junto a muchos de nuestros aliados de Centroamérica y Sudamérica. Este ejercicio, que tuvo lugar en Brasil, une a los países que contribuyen en operaciones de mantenimiento de la paz, y constituye una forma de coordinación y preparación para sus misiones en cualquier lugar donde se preste apoyo a tales operaciones de las Naciones Unidas. Tenemos el ejercicio UNITAS, que es el ejercicio naval multinacional más antiguo del mundo, ya que se realiza desde hace más de 50 años. El año pasado, Brasil también fue la sede de este ejercicio, donde una vez más nuestras marinas trabajaron en conjunto y demostraron una cooperación excelente. Ustedes saben mejor que yo que, en el ejercicio CRUZEX del año pasado, los EE. UU. participaron con los F-16 y los KC-35. Por lo tanto, no solo apostamos a los ejercicios estadounidenses, sino también a los brasileños. La Marina de Brasil también brinda su apoyo a nuestro programa de submarinos diesel-eléctrico, lo que nos sirve de orientación en el manejo de este tipo de vehículos, que no tenemos en la Marina de los EE. UU. Si vamos más allá de los ejercicios, también vemos el apoyo en las misiones de detección y actividades de vigilancia de tráfico ilegal en el Caribe y el océano Atlántico. Brasil también apoya estas actividades, mediante la coordinación con buques ubicados en la confluencia entre el Caribe con el Atlántico. No contamos con una gran cantidad de buques en el área y estamos evaluando varios ejercicios estupendos, siempre en busca de más oportunidades. Permítanme agregar que la Fuerza Aérea de Brasil participó en nuestro ejercicio Red Flag en Las Vegas. Veo grandes oportunidades y espero que hayan más en el futuro.

P.: Brasil viene asumiendo una posición de liderazgo regional. ¿Cuál es la importancia de que nuestros países tengan objetivos en común en materia de defensa hemisférica, particularmente en lo vinculado a la seguridad del Atlántico Sur, una zona estratégica en el siglo XXI?

R.: Si ampliamos el concepto de “Atlántico” y lo consideramos como un todo, creo que se trata de una región estratégica muy importante para nuestros países, ya que en el Atlántico Sur existen diversas rutas comerciales y Brasil conoce muy bien este tráfico. Sin embargo, notamos que el tráfico ilegal se da con mayor frecuencia en el cruce del Atlántico, de América del Sur a África. Esto también está pasando en el Atlántico, pasando por el Caribe en dirección a Europa. Considero que por nuestro interés en el Atlántico Norte, por el interés de Brasil en el Atlántico Sur y por las relaciones comerciales existentes entre los dos con Europa y África, es fundamental que preservemos la seguridad del Atlántico en beneficio de nuestros países y de todo el hemisferio occidental. Por ende, la manera en que realizamos esto regionalmente y bilateralmente entre los EE. UU. y Brasil, e internacionalmente, por ejemplo, con los holandeses y los británicos, se basa en el interés global de preservar la seguridad en ambas partes del Atlántico. Desde mi punto de vista, esta área ofrece varias oportunidades de cooperación entre nuestras marinas y fuerzas aéreas debido a la existencia de un interés mutuo: la seguridad del Atlántico.

P: El Boeing F-18 Super Hornet se está ofreciendo para el programa de modernización de la Fuerza Aérea de Brasil. Durante décadas, nuestra aviación de cazas ha utilizado aeronaves fabricadas en los EE. UU., y podemos destacar que los F-5 siguen actualizándose después de 30 años de funcionamiento y que actualmente representan la primera línea de aviación de combate de la Fuerza Aérea de Brasil. Estas aeronaves desplegaron su majestuosidad en el ejercicio Red Flag 2008 en los EE. UU. ¿Qué ventajas puede tener para la Fuerza Aérea de Brasil elegir el Super Hornet y seguir utilizando aviones fabricados en los EE. UU.? Ya que está al tanto de la situación, ¿cuál es la magnitud de la oferta estadounidense, desde el punto de vista estratégico de las relaciones entre ambos países?

R: Bueno, el F-18 es un avión de gran potencial que ha sido probado en combate. Por lo tanto, considero que para la Fuerza Aérea de Brasil no hay mejor opción que los F-18. La importancia de elegir el Super Hornet radica no solo en el hecho de que brindará apoyo a la aeronave, sino que también contribuirá a perpetuar las relaciones de entrenamiento, que ayudan a comprender cómo operan ambas partes. Tal como lo comprobamos cuando prestamos colaboración en la respuesta al sismo de Haití, cuanto más nos entendemos, más sabemos sobre cómo actuar en casos de crisis. Como lo mencionó anteriormente, la seguridad del Atlántico Sur y la posible participación de Brasil en otras crisis futuras son factores que se conectarán naturalmente si nuestros sistemas colaboran entre sí. Desde una perspectiva comercial, Boeing es una empresa internacional y tiene relaciones comerciales y tecnológicas en todo el mundo. Por ende, la considero “una puerta” para que las empresas brasileñas de tecnología entren en una red global, y puede que esta puerta no se abra a través de otros competidores. Brasil tomará su decisión según las cualidades de los competidores y las necesidades del país. Otros factores muy conocidos son la transparencia de nuestro sistema de adquisición y el entrenamiento y apoyo que conllevan. Desde nuestra perspectiva, los EE. UU. han preparado una capacidad de transferencia de tecnología muy atractiva, aunque no en el grado que demanda Brasil, pero esto se debe a cuestiones de propiedad intelectual y de seguridad. Se trata exactamente del mismo tipo de paquete que ofrecemos a otros países, sin diferencias. Luego de considerar todos estos aspectos, creo le conviene tanto a Brasil como a los EE. UU. Por ello, creo que ayudará a incrementar la seguridad.

P.: Brasil ha enviado tropas a Haití desde 2004 y mantiene el comando de Fuerza Militar (MINUSTAH) en dicho país. Ya que ha seguido esta situación desde cerca, principalmente cuando el terremoto sacudió al país, ¿podría evaluar la participación de las fuerzas militares brasileñas y del comando de generales brasileños?

R.: El papel de Brasil es esencial para el éxito de MINUSTAH y para la acción de respuesta al terremoto a nivel internacional. Considero que MINUSTAH es el centro en el cual tratan de unirse todos los esfuerzos del mundo. Por lo tanto, MINUSTAH fue, bajo el mando brasileño, la organización que preservó la seguridad en Haití durante un momento muy crítico y aseguró que todo el apoyo internacional estuviera bien implementado. Con frecuencia mencionamos la relación entre el General Floriano Peixoto, por entonces comandante de MINUSTAH, y el General Ken Keen, mi subcomandante (de SOUTHCOM) en ese momento. Al haberse entrenado juntos ya se conocían, y así lograron generar una conexión natural. El liderazgo brasileño constituyó un modelo a seguir para otros países latinoamericanos contribuyentes y también para otros países del mundo. Brasil tuvo un rol destacado en MINUSTAH: fue de gran ayuda en la sincronización y coordinación de la respuesta al sismo. Además, con el resto de MINUSTAH, colaboró en la preservación de un entorno seguro y en la formación de la Policía Nacional de Haití. Por lo tanto, no tengo más que elogios para el desempeño que tuvo Brasil en el apoyo a la ONU y a MINUSTAH, además de respaldar a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos cuando llegamos para colaborar. Seguimos teniendo una estrecha relación con MINUSTAH. Continuamos trabajando con ellos y con el gobierno de Haití en planificaciones anuales que se aplicarían en caso de que una catástrofe castigue nuevamente al país. Esta planificación se ha coordinado con mucha atención, y de este modo nuestra relación seguirá siendo estrecha. Quisiera agregar que siento una profunda admiración por el General Floriano Peixoto y que lo considero un amigo.

P.: ¿Existe la posibilidad de crear en el Cono Sur una especie de Fuerza de Tarea Interagencial Sur (JIATF-S), como la de Cayo Hueso, Florida? ¿Cuál es el propósito e importancia de esta Fuerza?

R.: Desde la perspectiva estadounidense, la JIATF-S ha sido exitosa. Esta organización se focaliza en una parte específica de la misión y solo es responsable de la detección y supervisión del tráfico marítimo ilegal. No es responsable de las actividades realizadas en tierra. Funciona como una fuerza interagencial con representantes del orden público, de organismos de inteligencia y de las Fuerzas Armadas de los EE. UU. Además, en ella participan oficiales de enlace de 13 países. No podría cumplir su misión si no fuera por el aporte de estas organizaciones que contribuyen a su éxito. La información de inteligencia proviene de organizaciones del orden público que identifican y determinan qué embarcaciones o naves requieren ser observadas. Luego, esta información se transfiere a un grupo que asigna los recursos para monitorear ese tráfico hasta que llegue a un lugar donde un buque o el país anfitrión pueda detener la embarcación en cuestión, arrestar a los individuos y finalmente llevarlos ante la ley. Esta intercepción la realiza un buque militar con la autoridad representante del orden público a bordo, ya que los buques militares no están autorizados a interceptar y arrestar. La única forma de unir todas las piezas es a través de la JIATF-S. Creo que es un modelo eficiente para todos los países además de los EE. UU., aunque su implementación es muy compleja, ya que trabajar con estructuras gubernamentales requiere de un intenso trabajo de coordinación. Desde mi punto de vista, Brasil está tratando de establecer una organización similar a la JIATF-S para coordinar sus actividades y así conectarla a dicha Fuerza de alguna manera. Creo que se trata de un formidable modelo, probablemente la mejor forma de iniciar la creación de una JIATF regional, si bien todos los gobiernos necesitan contar con la capacidad de unir las piezas por su cuenta. Una vez establecida esta capacidad, tiene sentido que se conecten con otras organizaciones interagenciales. Desde nuestra perspectiva, la JIATF-S es un modelo a seguir para operaciones interagenciales en los EE. UU.

P.: Los países sudamericanos, como Brasil, han implementado los Vehículos Aéreos No Tripulados (VANT) para misiones de inteligencia, vigilancia y evaluación, con el objetivo de identificar actividades ilegales, tales como el contrabando y el narcotráfico. ¿Podría evaluar la importancia del uso de estas tecnologías en la lucha contra actividades ilegales en la región?

R.: Creo que los VANT ocupan un lugar importante. Los vehículos aéreos no tripulados son muy convenientes en misiones de inteligencia, vigilancia y evaluación que requieren gran resistencia. Considero que debemos ser cuidadosos al definir las misiones que requieren el uso de este tipo de vehículos. En cuanto a las misiones, venimos buscando y analizando oportunidades donde se puedan utilizar los VANT: ya hemos empleado un VANT experimental en nuestra Marina con el radar de búsqueda. Lo llamamos Programa Hunter (Cazador) y junto con el Gobierno de Panamá volamos a lo largo de sus costas por un período de tres meses. Llegamos a la conclusión de que había muchas oportunidades de uso y que nos brindaba datos consistentes sobre el tráfico marítimo. El mismo VANT y la información obtenida por este medio solo conforman una parte de todo el sistema. Esta parte brinda apoyo, pero la información deberá ir hacia donde se necesite y a una organización existente que la utilice y que pueda dirigir otras fuerzas en base a la información recibida. Por lo tanto, es beneficioso en este aspecto. Si consideramos la aplicación del VANT en la selva, podemos decir que es un buen recurso para identificar actividad a lo largo de ríos, pero no es tan efectivo para detectar actividad en el bosque. En los EE. UU. estamos trabajando para desarrollar una mayor capacidad de penetración y que así sigamos avanzando. Por ende, existen oportunidades de aplicación para los VANT y creo que cumplen una función muy importante en la lucha contra el tráfico ilegal.

P.: Muchas fuerzas aéreas, como por ejemplo de Brasil, Chile, Ecuador, Colombia y República Dominicana, han utilizado el Super Tucano para supervisar y proteger las fronteras y para interceptar aeronaves del narcotráfico. Usted es piloto de avión de caza, ¿cuál es su opinión sobre el uso de esta aeronave en esta misión? ¿Ha piloteado el Super Tucano? ¿Puede hablarnos de esta experiencia y de lo que piensa sobre la aeronave?

R.: El Super Tucano resultó ser un excelente avión de múltiples aplicaciones. En Colombia se implementó con éxito en contra de grupos como las FARC, y en la República Dominicana se utilizó para reducir el tráfico aéreo ilegal. Embraer ha ayudado a ambos países a crear importantes conexiones y beneficios mutuos. Dos tercios de los productos de Embraer ingresan a los Estados Unidos, mientras que dos tercios de los insumos para productos Embraer egresan de los Estados Unidos. Estos hechos demuestran las generosas contribuciones que realiza Brasil en materia de cooperación tecnológica en nuestro hemisferio. Esta es una de las áreas de cooperación que planeamos desarrollar con Brasil mientras trabajamos para reforzar aún más nuestra alianza para el futuro. En diciembre tuve la oportunidad de pilotear el Super Toucan y quedé maravillado. Llegué a la conclusión de que el Super Toucan es un avión de caza ágil, sólido y con un amplio rango de maniobra, que responde con ligereza a las órdenes y en el cual se logró redefinir y plasmar un buen diseño en los controles y pantallas. Me amoldé rápidamente a la sensación que provoca y a la simplicidad del vuelo. Si bien no tuve la oportunidad de realizar maniobras tácticas con el Super Toucan, quedé realmente impactado.

P.: En cuanto al narcotráfico, ¿qué medidas fueron necesarias para lograr una lucha más eficiente en la región? ¿Qué importancia tiene Brasil en esta cuestión?

R.: Para que la lucha contra el narcotráfico tenga éxito, debemos ejercer una presión constante, tanto a nivel nacional como internacional y en todo el hemisferio, sobre las organizaciones delictivas transnacionales. Además, hay que coordinar esfuerzos y programas para terminar con el funcionamiento de dichas organizaciones y apoyar el esfuerzo holístico que se aplica sobre las causas que propician el desarrollo de estas organizaciones. Necesitamos más que aval para hacer cumplir la ley. Necesitamos enfoques que involucren al gobierno y que se concentren en la formación de comunidades, en el aumento de oportunidades socio-económicas y en mejorar la capacidad civil y la presencia del Estado. Nuestros esfuerzos colectivos demandan un compromiso a largo plazo. Brasil ya se ha posicionado como líder regional en la lucha contra el crimen organizado transnacional. Por ejemplo, el país tuvo un papel central en la mediación de esfuerzos antidrogas trilaterales entre Bolivia y los Estados Unidos. Su capacidad para elaborar una cooperación militar e interagencial con los Estados Unidos y la región demuestra el firme compromiso que tiene el país para trabajar con comunidades internacionales en la lucha contra el crimen organizado transnacional.

P.: Brasil cuenta con la frontera más extensa, que comparte con la mayoría de los países sudamericanos, y ostenta la mayor superficie de la región. ¿Cree que Brasil puede convertirse en líder regional en la lucha contra el crimen transnacional?

R.: Como usted mencionó, debido a su tamaño Brasil comparte sus límites con diez países, por lo cual debe ser líder. A causa del impacto que tiene el tráfico en Brasil, será esencial que se preserven las relaciones y acuerdos que existen entre los países vecinos, incluso con organizaciones regionales. Considero que Brasil es un líder nato, al que le interesa debatir cuestiones sobre actividades ilegales, ya que lo más probable es que afecten su territorio. Anteriormente hablamos sobre el Atlántico. Hay una razón lógica por la cual a Brasil le interesa esta cuestión. En materia de seguridad, tenemos un interés en común: un hemisferio occidental seguro y estable. Sostengo que el trabajo en conjunto es la forma natural de fortalecer a estos dos países claves. Es sumamente importante que consolidemos nuestras relaciones en beneficio del futuro.

*Kaiser Konrad es un periodista especializado en temas de seguridad de Brasil, y colabora de forma independiente con Diálogo.

¿Le gusta este artículo?

51Rating no
Agregue su comentario Política de comentarios
*indica un campo obligatorio

1 Comentario

  • Eduardo | 2012-08-15

    Enhorabuena General Douglas Frases, por sus sabias palabras hacia un país aliado como lo es Brasil, y la forma de expresar los intereses y las necesidades que America en conjunto necesita para crescer, para acabar con la lacra de los crimenes organizados, de la importancia de la unión de las naciones para tal fin, por los entrenamientos conjuntos. Lo único que deseo para America en su totalidad, es que personas sabias como usted consiga una unión lo más estrecha posible entre todos estos países que conforman nuestro enorme y maravilloso continente. Las guerras van y vienen y solo traen desgracias, pero la mayor victoria seria el acercamiento comun de todos los paises que componen America, este seria el mayor logro de los Estados Unidos, este seria el mayor logro de toda AMERICA.