2012-07-02

Jefe de la policía nicaragüense, Aminta Granera, explica éxito de lucha contra delincuencia

Súper policía: Aminta Granera, directora general de la Policía Nacional de Nicaragua, expone el 18 de junio en el Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales, grupo de expertos con sede en Washington. [Photo/CSIS]

Súper policía: Aminta Granera, directora general de la Policía Nacional de Nicaragua, expone el 18 de junio en el Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales, grupo de expertos con sede en Washington. [Photo/CSIS]

Por Larry Luxner

Puede que sea el país más pobre de Centroamérica, pero cuando se trata de atrapar narcotraficantes y ponerle freno a la delincuencia, Nicaragua lo ha hecho mejor que cualquiera de sus vecinos.

Esa es la afirmación de Aminta Granera, directora general de la Policía Nacional de Nicaragua. La abuela de 60 años de edad, que en cierta época estudió para ser monja católica, es muy respetada por su éxito en reducir la incidencia de delitos violentos durante los cinco años en que ha comandado la fuerza, de la cual el 40 por ciento de sus 12 mil miembros son mujeres.

Con sólo 17,9 agentes de policía cada 10 mil habitantes, señaló, Nicaragua es el país con menos policías de todos los países centroamericanos, en comparación con los 22,4 cada 10 mil en Honduras, 28,6 en Guatemala, 32,1 en Costa Rica, 40 en El Salvador, 46,2 en Belice y 50 en Panamá.

Los agentes nicaragüenses también reciben la remuneración más baja: $120 por mes, en comparación con otros países de Centroamérica ($232 en Honduras, $370 en El Salvador, $450 en Panamá, $500 en Belice y $584 en Costa Rica).

Hacer más con menos

Sin embargo, cuando se trata de estadísticas reales de delitos, Nicaragua se ubica en la parte inferior de la región en todas las encuestas. En 2010, el país sólo tuvo siete secuestros (en comparación con 19 en Costa Rica, 29 en El Salvador, 38 en Panamá, 71 en Honduras y 133 en Guatemala). El año pasado, sólo 272 vehículos fueron robados en Nicaragua: una pequeña fracción en comparación con los 2.811 vehículos robados en El Salvador y los 7.334 en Guatemala.

Granera expresó ante la audiencia que sólo el 6,9 por ciento de las denuncias el año pasado fueron sobre crímenes violentos como ser asesinatos, secuestros, violaciones y robos. El resto tenía que ver con delitos menores, y que ese 6,9 por ciento, señaló, es una reducción con respecto al 7.9 por ciento en 2010 y al 8.2 por ciento el año anterior, lo que representa un progreso lento pero constante.

Esto se debe a que Nicaragua ha sido capaz de hacer más con menos, sostuvo la jefe de la policía nacional del país, al hablar el 18 de junio en el Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales con sede en Washington.

"Nicaragua es el único país en Centroamérica que ha sabido reducir sistemáticamente su tasa de homicidios en los últimos dos años", señaló Granera con orgullo, observando que la tasa está ahora en 12 por cada 100 mil habitantes, la cual, junto con la de Costa Rica, es la más baja en el istmo. Sólo marginalmente superior a la media mundial de 8,8, esta tasa es especialmente impresionante en una región famosa por tener la mayor tasa de asesinatos del mundo, liderada por los países vecinos Honduras (86 cada 100 mil) y El Salvador (72 cada 100mil).

Súper policía también es la funcionaria pública más popular de Nicaragua

Granera fue estudiante de la Universidad de Georgetown en Washington y ha estado en la fuerza desde 1979. Con los años, ha sido responsable de una serie de reformas en la policía, tal como la creación de una unidad que lucha contra la violencia doméstica contra las mujeres, así como de una ofensiva contra el soborno. Una reciente encuesta para medir la popularidad de 26 nicaragüenses prominentes ubicó a Granera en la parte superior de la lista, con un 87 por ciento de aprobación.

Sin embargo, no es particularmente popular entre los chicos malos. En los últimos seis años, la policía nicaragüense ha confiscado 59.873 kilogramos de cocaína, $31,7 millones en efectivo, 1.417 armas, 1.234 vehículos terrestres, 18 aviones y 168 barcos.

Además, el costo económico de la delincuencia y la violencia en 2011, según las estadísticas del Banco Mundial, fue el más bajo en Nicaragua ($529 millones). Esto se compara favorablemente con Costa Rica ($791 millones); Honduras ($885 millones), El Salvador ($2.100 millones) y Guatemala ($2.300 millones).

Quizás por todas estas razones, sólo el 4 por ciento de los 5.8 millones de ciudadanos de Nicaragua colocaron la violencia y las bandas criminales en la parte superior de la lista de problemas urgentes de su país, indicó la firma encuestadora Latinobarómetro. Este es por lejos el porcentaje más bajo, no sólo en Centroamérica sino en toda América Latina. En el otro extremo está Venezuela, donde el 62 por ciento de los habitantes afirman que el crimen y la violencia son la prioridad del país.

La geografía empeora el problema

"Centroamérica se encuentra atrapada entre el norte, que es el cliente más grande de drogas, y el sur, que es el mayor productor". Cerca del 95 por ciento de las drogas que llegan a Estados Unidos pasa a través de rutas marítimas, aéreas y terrestres centroamericanas, afirmó.

Para peor, el vecino de Nicaragua hacia el sur, Costa Rica, alberga una serie de almacenes de drogas e instalaciones de almacenamiento, mientras que al norte está Honduras, donde existen decenas de pistas de aterrizaje clandestinas en las que aterrizan aviones cargados de cocaína colombiana.

"Los problemas que enfrenta la región no son únicamente responsabilidad de los centroamericanos, ya que afectan al mundo entero. La delincuencia organizada transnacional no tiene fronteras, a pesar de que los criminales utilizan nuestros territorios”.

Sin embargo, otro problema que azota a Centroamérica es el surgimiento de las pandillas. En la actualidad, sostuvo, en la región hay 900 grupos con más de 70 mil integrantes vinculados con la delincuencia organizada.

"Las peleas por el territorio y los enfrentamientos entre bandas son la principal causa de asesinatos en el triángulo del norte", dijo Aminta. "También está la cuestión de los 4,5 millones de armas pequeñas y ligeras que circulan legal e ilegalmente en la región, y obviamente esto aumenta el peligro”.

¿Le gusta este artículo?

38Rating no
Agregue su comentario Política de comentarios
*indica un campo obligatorio

Tue Apr 15 22:20:08 2014

Votación

¿Considera el crimen organizado como un peligro para la estabilidad en su país?

Ver resultados