2012-06-11

Frank Mora, funcionario de Defensa de EE. UU. exhorta a estrechar vínculos militares en la región

Frank Mora, subsecretario adjunto de Defensa para Asuntos del Hemisferio Occidental. [Reuters/John Vizcaino]

Frank Mora, subsecretario adjunto de Defensa para Asuntos del Hemisferio Occidental. [Reuters/John Vizcaino]

Por Michael Coleman

El Pentágono, enfrentado a un presupuesto recortado y a los desafíos que tienen lugar en Latinoamérica, se aboca a reacondicionar y en algunos casos reconstruir, sus alianzas en la región.

Frank Mora, subsecretario adjunto de Defensa para Asuntos del Hemisferio Occidental, analizó los últimos avances en materia de alianzas militares entre EE. UU. y Latinoamérica, durante un desayuno de trabajo realizado el 24 de mayo con periodistas de Washington y expertos en defensa.

“Los desafíos presupuestarios nos han forzado a repriorizar el modo en que nos involucramos, y lo que hacemos para colaborar con nuestros aliados", señaló Mora, a la vez que destacó el reciente viaje del secretario de Defensa de EE. UU., León Panetta, a Colombia, Brasil y Chile, que permitió a su superior evaluar el estado de los principales aliados militares de EE. UU. en el hemisferio.

“Panetta ve una transformación, no sólo en términos de las capacidades de nuestros aliados para brindar seguridad en la región, sino también en cuanto a su aporte a la seguridad global", explicó.

Tras su regreso a Washington, Panetta escribió un artículo de opinión en el diario Miami Herald donde describió algunas de las nuevas iniciativas del Pentágono. Colombia, escribió, "se ha transformado y pasó de ser una nación asediada por la guerrilla y las mafias del narcotráfico a un país que ha mejorado notablemente su seguridad y ayuda a otras naciones a enfrentar el tráfico de drogas".

Diálogo de cooperación en defensa entre EE. UU. y Brasil

En Brasil, Panetta y los principales jefes de defensa brasileños concretaron por primera vez un Diálogo de Cooperación de Defensa entre ambos países.

“Este diálogo refleja el auge de Brasil como potencia mundial y como un importante participante en los esfuerzos de seguridad internacional mediante su liderazgo en la Misión de Estabilización de la ONU en Haití y en la Fuerza Especial Marítima de la ONU en el Líbano", escribió Panetta.

En cuanto a Chile, el funcionario destacó que fue el primer país en enviar tropas de paz a Haití y que también utiliza su experiencia en la creación de fuerzas de seguridad en la Cuenca del Caribe.

Mora destacó los importantes aportes a la seguridad regional y global provenientes de todos los rincones de Latinoamérica. Citó el rol de las fuerzas de paz de Argentina en la ONU, como así también los esfuerzos de Honduras por establecer e institucionalizar un currículum para su fuerza policial, para luego compartir las mejores prácticas con El Salvador y Guatemala.

Mencionó además el "plan de acción" entre EE. UU. y Colombia firmado por el presidente estadounidense, Barack Obama, y su par colombiano, Juan Manuel Santos, que busca coordinar los esfuerzos en materia de seguridad de ambas naciones.

“Los colombianos tienen mucho para ofrecer de su propia experiencia policial y militar", explicó Mora. "Ahora se han convertido... en exportadores significativos de seguridad. Estamos buscando y hemos estado trabajando en ello. Guarda conformidad con el enfoque estratégico de buscar nuevas alianzas efectivas de alto impacto, bajo costo y que dejen una mínima huella”.

EE. UU., México y Canadá concentran esfuerzos en asistencia ante catástrofes

Mora explicó que las autoridades de México y Canadá se sentaron junto a sus pares estadounidenses un año atrás para una reunión tripartia de ministerios de Defensa que se realizó en Ottawa. Impulsados por el entonces secreatrio de Defensa, Robert Gates, decidieron que la asistencia en caso de catástrofes era un área en la que los tres países podían aliarse de manera efectiva.

“El hecho de que tengamos encuentros a nivel ministerial con México es histórico", precisó el funcionario. “Y ellos [las autoridades de Defensa de los tres países] no se sentaron simplemente alrededor de una mesa para tomar café y conversar, sino que en verdad se reunieron para realizar un trabajo tangible. Se está desarrollando una evaluación de las amenazas para poder llegar a un entendimiento común de cuáles son los desafíos y oportunidades respecto a Norteamérica".

Enfatizó además que México, en particular, pretende desarrollar estrategias para ayudar a los países a recuperarse de las catástrofes nacionales.

“Son los encargados en el contexto trilateral, de compaginar una serie de encuentros que esperamos con optimismo resulten en un marco sólido que permita determinar cómo podemos colaborar, trabajar en conjunto y compartir información en estas áreas", manifestó. "No se trata solamente de EE. UU., México y Canadá. Se trata realmente del tipo de lecciones que se aprendieron a partir de Haití. Se trata de salvar vidas”.

Fortalecimiento de las instituciones regionales de defensa

Mora señaló además que Panetta está comprometido con el fortalecimiento de las instituciones regionales de defensa, como la Junta Interamericana de Defensa y la Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas.

“Queremos asegurarnos de que estas instituciones estén modernizadas y hayan ingresado al siglo XXI para enfrentar los desafíos de este siglo", declaró. "Existen una cantidad de acuerdos subregionales y bilaterales, como así también instituciones que estamos fortaleciendo y ampliando".

“Estamos estableciendo, sobre una base bilateral, un acuerdo de cooperación en materia de defensa con Colombia y Brasil y negociando dos acuerdos adicionales sobre el mismo tema", destacó el funcionario, y añadió que las autoridades de defensa de EE.UU. aprecian los esfuerzos de los países latinoamericanos, especialmente El Salvador, que prestan ayuda en Afganistán.

“El Salvador ha tenido once rotaciones. Sus consejeros y entrenadores están contribuyendo a la seguridad global de Afganistán, y quisieran hacer más, pero simplemente no pueden", expresó.

“No voy a sentarme aquí a decirles que todos los que integran la región tienen una opinión compartida sobre cuáles son los desafíos, pero les diré que hay más países que se suman y comprenden que ninguna nación por sí misma, ni siquiera Estados Unidos, puede enfrentar por su cuenta estos temas de seguridad y defensa", añadió Mora, expresando que todo se trata en definitiva de una cuestión de dinero.

“Si no realizamos el enfoque desde una perspectiva multinacional y de cooperación entre los organismos", expresó, "fracasaremos debido al entorno monetario en el que vivimos".

No a la militarización

Mora enfatizó que contrariamente a lo que indican algunos informes, el gobierno estadounidense no está interesado en militarizar las operaciones de la policía civil en Latinoamérica, que, según dijo, han llevado históricamente a la corrupcion y a la violación de los derechos humanos y del estado de derecho.

“He dicho esto antes y lo reitero: no pensamos que sea una buena idea tener a las Fuerzas Armadas participando en actividades de seguridad", expresó ante su audiencia."No estamos forzando a los militares a hacerlo. El presidente [de Colombia] ha tomado la decisión soberana de enviar a los militares de diversos grados en diferentes roles a intentar combatir el crimen transnacional".

En los últimos años, el Ejército de EE.UU. ha desplazado fuerzas especiales a Colombia, para capacitar a efectivos policiales sobre las distintas formas de combatir a los grupos ilegales de narcoterroristas, como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). No obstante, Mora indicó que el progreso de Colombia en la lucha contra las drogas y la violencia no significa que el Pentágono desviará la atención hacia otro lugar. Al menos, no por ahora.

“Definitivamente no es el caso", dijo, a la vez que sugirió que Estados Unidos no solo puede entrenar a sus fuerzas policiales para que sean más efectivas, sino también para que sean más sensibles a temas como las violaciones a los derechos humanos y la corrupción.

“¿Qué podemos hacer nosotros, como Estados Unidos, y particularmente el Departamento de Defensa, para ayudarlos e intentar mitigar el riesgo asociado a su participación en estas actividades?", preguntó. "¿Cómo mantendremos un elevado nivel de profesionalmismo, para que cuando las instituciones civiles de la policía estén listas para enfrentar [el problema], los militares pueden volver a su rol clásico y tradicional?". Mora enfatizó que, contrario a las recientes críticas, Estados Unidos no está desatendiendo a los latinoamericanos, y manifestó ante su audiencia: "No podemos darles la espalda y no lo haremos”.

¿Le gusta este artículo?

38Rating no
Agregue su comentario Política de comentarios
*indica un campo obligatorio