2012-05-07

Chile busca ampliar su presencia en materia de defensa en la Antártida

Miembros de la tripulación del M/S Explorer llegan a Punta Arenas desde una base de investigación chilena en la Antártida tras el hundimiento de su crucero el 23 de noviembre de 2007. [Reuters/Ivan Alvarado]

Miembros de la tripulación del M/S Explorer llegan a Punta Arenas desde una base de investigación chilena en la Antártida tras el hundimiento de su crucero el 23 de noviembre de 2007. [Reuters/Ivan Alvarado]

Por Janie Hulse

Chile avanza con un multimillonario plan para incrementar su presencia en la Antártida. El Plan Antártica, como se le conoce, se centra en la mejora de las capacidades científicas, turísticas y de defensa de Chile en el continente helado.

En enero, el presidente Sebastián Piñera reveló su programa de reformas y construcción de bases; inversiones para garantizar la condición de Chile como puerta de entrada a la Antártida; la consolidación de las 67 entidades relacionadas con la Antártida del país en una sola institución y el desarrollo del turismo en la región de Magallanes - Antártica.

Mientras los medios locales se refieren a este plan de cuatro pilares como un nuevo plan, el mismo no indica necesariamente un cambio de política.

"Chile tiene interés de vieja data en mantener su presencia en la Antártica. Este interés se remonta unos 50 años. Ahora, tiene que actualizar las bases existentes", afirmó el Dr. Jaime García, un exbrigadier del ejército chileno con un doctorado en ciencias políticas. García explicó que estas mejoras son parte del procedimiento a seguir ya que Chile reclama la región antártica como parte de su territorio, a la cual llama la XII región de Magallanes y la Antártica Chilena, con capital en Punta Arenas.

El coronel Arturo Contreras, profesor de la Universidad de Chile en Santiago, también se refirió al legado antártico de su país, que se remonta a finales del siglo XVI, señalando que "en el aclamado poema La Araucana, Alonso de Ercilla y Zúñiga describió a Chile y a la Antártida como una sola entidad¨.

Chile tiene cuatro bases permanentes durante todo el año y otras ocho que operan solo en los meses de verano cuando el clima es un poco menos inclemente, con temperaturas máximas de 1ºC. Una de estas bases, la Presidente Eduardo Frei, está dirigida por la Fuerza Aérea de Chile e incluso tiene un pequeño pueblo llamado Villa Las Estrellas, con una población de más de 80 militares, científicos y académicos. Aparte del Fortín Sargento Cabral de Argentina, es el único asentamiento estable en la Antártida.

A finales de febrero, la principal base antártica de Brasil, la Comandante Ferraz, ubicada en la Bahía Almirantazgo, Isla Rey Jorge, fue destruida por un incendio que mató a dos oficiales de la marina y arrasó con millones de dólares en investigaciones sobre los efectos del cambio climático en la Antártida y su impacto en el planeta.

En virtud del derecho internacional, la Antártida no pertenece a ningún país, aunque sus partes son reclamadas por Argentina, Australia, Chile, Francia, Nueva Zelanda, Noruega y el Reino Unido. Un tratado internacional de 1959 estableció a la Antártida como una reserva científica y prohíbe la actividad militar en el continente. Hasta la fecha, 49 países, incluyendo Chile han firmado el Tratado Antártico, cuyos principales objetivos son garantizar el uso pacífico de la Antártida y sus mares circundantes a la vez que fomenta la investigación científica y evita futuras disputas territoriales.

El problema, explicó Contreras, es que la aplicación de este concepto crea confusión y conflicto. Existen desde hace mucho tiempo reclamos sobre la Antártida; Chile, por ejemplo, reclama soberanía de toda la tierra entre los 53 ° y 90 ° de longitud oeste, Argentina entre los 25 ° y 74 ° oeste y el Reino Unido entre los 20 ° y 80 ° de longitud oeste, lo que significa que estos reclamos se superponen.

"La Antártica seguirá siendo tierra de nadie en el corto plazo, administrada internacionalmente, pero en última instancia el calentamiento global obligará al cambio en el mediano plazo, a medida que el potencial real del continente se hace evidente y aumentan los juegos de poder geoestratégicos", afirmó el coronel.

De hecho, los nuevos planes de Chile para la Antártida llegan pocos años después de los informes que revelan la presencia de minerales valiosos como mineral de hierro, cobre, oro, níquel, platino y carbón. El continente también puede tener reservas de petróleo, pero el reto es llegar a la riqueza mineral que está bajo una cubierta de hielo de casi tres kilómetros de grosor.

Algunos expertos argumentan que la distancia a mercados clave, las inhóspitas condiciones climáticas y las cantidades limitadas descubiertas hasta la fecha hacen que estos fondos sean comercialmente inviables. Además, una enmienda al Tratado Antártico, firmada en 1991, prohíbe la exploración minera excepto para fines científicos.

El tratado también proscribe la actividad militar en la Antártida. Sin embargo, puede utilizarse equipo y personal militar para investigación científica u otros fines pacíficos.

"No se debe confundir presencia militar con bases armadas o posturas defensivas. Los militares chilenos siempre han sido responsables de la construcción y mantenimiento de las bases", indicó Contreras, aunque también señaló que la Antártida contiene el 80% de las reservas mundiales de agua dulce en un momento en que la escasez de agua y energía se ha convertido en una preocupación mundial.

La Antártida está situada estratégicamente entre Sudáfrica, Australia y América del Sur y está rodeada por tres de los mayores océanos del mundo: el Pacífico, el Índico y el Atlántico. Esto la hace atractiva como base de operaciones en caso de conflictos importantes. En el hemisferio occidental se encuentra cerca de pasaje de Drake, una ruta alternativa entre los océanos Atlántico y Pacífico. Aunque estas aguas tormentosas son difíciles de navegar, es la única alternativa al Canal de Panamá en las Américas.

Chile, Argentina, Brasil y Perú son los únicos países sudamericanos que han mostrado algún interés en la Antártida. Sin embargo, tal como Contreras lo señaló, sólo Chile y Argentina tienen reivindicaciones territoriales y voz en el sistema del Tratado Antártico.

"La Antártida es una oportunidad para incrementar la cooperación entre Argentina y Chile", sostuvo, "pero también para una cooperación sudamericana más amplia liderada por estos dos países puente".

¿Le gusta este artículo?

46Rating no
Agregue su comentario Política de comentarios
*indica un campo obligatorio

3 Comentarios

  • Pablo Ernesto | 2013-12-06

    Estimado Aníbal y Pingüino, Desafortunadamente usted muestra una completa falta de conocimiento con respecto a la investigación realizada en el pasado y de manera actual por Chile en la Antártida; mucho antes de la existencia de un "Barão de Teffé" y de las investigaciones brasileñas, ¡estas ya existían! La presencia chilena en Antártida está muy lejos de ser limitada por la presencia militar o por lo intentos de tener bebés (jajaja) en esa región del globo; la Antártida chilena aparece en los mapas desde el siglo 19. A diferencia de lo que muchos brasileños creen, hay muchos científicos en AL que no son de Brasil...yo considero que esta noción errónea se debe a la ausencia de información (de acuerdo a los estudios, la educación en Brasil se encuentra muy por debajo del promedio y son señalados junto con los últimos de la lista de AL), una prensa parcializada, y etc. Como un hecho, menciono la sociedad que mantiene Brasil con relación a un observatorio de astronomía en el norte de Chile (un telescopio) la cual fue ampliamente difundida como un "Telescopio brasileño en Chile". Si investiga se dará cuenta que los EUA y Chile INVITARON a Brasil a una sociedad para procurar un telescopio. Ahora bien, si compara las capacidades de investigación efectuadas por Reino Unido y los EUA junto con todos los países de AL... resulta obvia la inferioridad económica, cualitativa, cuantitativa y de ENFOQUE.

  • Anibal | 2013-03-01

    Esta es una prueba viviente del punto de vista irracional del ejército chileno que ve palabras emblemáticas, por la razón o por la fuerza. Punto de vista geopolítico muy retorcido.

  • Pinguino Antartico | 2012-05-11

    Lamentable el análisis, tanto por la visión geopolítica añeja y sin profundidad, así como por los actores entrevistados, que no reflejan nada de la realidad actual de Chile en la Antártica. Si alguien aún piensa que manteniendo presencia militar en el Continente Blanco mejoramos nuestra pretención de soberanía, seríamos los únicos ingenuos entre los 7 países reclamantes, pues la mayor parte se ha volcado a hacer investigación antártica de punta, pues en una eventual reclamación, la demostración de que un país ha desarrollado conocimiento científico de un lugar en particular (a través de revistas de corriente principal, internacionales, ISI) será un argumento, sin duda, importante. No cuantos bebés, estampillas conmemorativas o medallitas produzcan, sino demostración empírica de conocimiento científico. Esto podría explicar porqué países como Reino Unido, con una visión geopolítica "clarísima", se ha trazado como meta producir la mejor ciencia antártica del mundo, con el apoyo de todos sus operadores antárticos... eso deja para pensar. Finalmente, basta revisar la prensa... Chile en la Antártica destaca por sus bases militares?