2012-03-20

Iwias: Amos de la selva, demonios del Ejército ecuatoriano

Los soldados Iwia se convierten en combatientes especializados de guerra en
                    la selva debido a su entrenamiento en cursos únicos de exploración en cavernas,
                    operaciones selváticas, medicina natural, etc. Foto: Steven
                    McLoud/DIÁLOGO

Los soldados Iwia se convierten en combatientes especializados de guerra en la selva debido a su entrenamiento en cursos únicos de exploración en cavernas, operaciones selváticas, medicina natural, etc. Foto: Steven McLoud/DIÁLOGO

DIÁLOGO

Cuando una hoja se cae en la selva, el águila la ve, la serpiente la siente y el tigre la huele. El soldado Iwai la ve, la siente y la huele…

Credo del soldado IWIA

“¡Bienvenidos a la selva!”, gritan dos soldados indígenas que permanecen en guardia, vestidos con su traje típico, cuando uno cruza la entrada principal de la escuela.

Ubicada en la región oriental del Amazonas ecuatoriano, en la provincia de Pastaza, la Escuela de Jungla y Contrainsurgencia Iwias se fundó en 1997 para entrenar soldados indígenas en las artes de la guerra en la selva. En la lengua shuar, idioma de una de las siete tribus indígenas de la región, Iwia significa “demonios de la selva” y se atribuye a uno de los dioses de la selva. La escuela, que lleva este nombre, busca reclutar soldados que sean nativos del Amazonas, ya que cuentan con experiencia innata y saben cómo sobrevivir en este entorno. Los aspirantes deben hablar la lengua nativa con fluidez y conocer la zona como la palma de la mano.

“Nuestra misión aquí consiste en entrenar a soldados indígenas en operaciones especiales en la selva y perfeccionar su conocimiento sobre su hábitat natural”, manifestó el Teniente Coronel Marcelo Pozo, director de la escuela. “¿Quién mejor para luchar junto a ti en la selva que uno de los nativos de la zona?”

Los guerreros Shuar datan de la era precolombina, cuando se destacaron por ser guerreros sanguinarios que perseguían a sus enemigos hasta capturarlos y decapitarlos. Actualmente, la tribu Shuar comparte el Amazonas ecuatoriano con otros nativos, como los Achuar, Huaorani, Kichwa, Sápara, Andoa y Shiwiar.

En 1981, Ecuador y su vecino Perú se enfrentaron en el conflicto limítrofe de Paquisha. Los soldados indígenas nativos de la zona participaron en el mismo y demostraron al Ejército ecuatoriano sus aptitudes para la guerra en la selva. Tras presenciar esta actuación y con una visión al futuro, el Coronel del Estado Mayor (en servicio pasivo) ecuatoriano, Gonzalo Barragán, propuso la creación de un grupo especial de soldados indígenas del Amazonas nacional.

Luego, el Cnel. Barragán creó las primeras especialidades militares en lengua shuar, lo que propició la creación de la Escuela de Iwias tal como la conocemos actualmente, emplazada en una base militar de terreno diverso y escarpado, cerca de la ciudad de Puyo.

Más adelante, en 1995, el conflicto entre Perú y Ecuador dio un giro categórico y ambas naciones tomaron las armas en lo que se denominó la Guerra del Cenepa, por la cual se disputaba la demarcación de límites entre ambos países junto al río Cenepa. Nuevamente, los soldados indígenas de la selva se unieron a las fuerzas militares ecuatorianas y probaron ser una fuerza a tomar en cuenta por sus costumbres ancestrales y su dominio del entorno selvático durante las operaciones para defender su territorio nacional.

Su desempeño en la Guerra del Cenepa les ganó el reconocimiento oficial del gobierno ecuatoriano con la Cruz al Mérito de Guerra por defender la integridad territorial.

Con el objetivo de entrenar indígenas que aspiran a convertirse en combatientes profesionales de élite en las unidades del Ejército ecuatoriano en la selva, la escuela ofrece actualmente un programa de dos años con cinco cursos de especialización a nivel oficial y de tropa:

Curso Iwias: Se trata del curso inicial del programa y el más importante, con una duración de casi tres meses. Prepara a los nativos para combatir en la selva con armas convencionales (fusiles, pistolas, ametralladoras) y armas indígenas (lanzas, cuchillos, cerbatanas con veneno). Este curso también evalúa el estado físico y mental de todos los nativos, al igual que sus habilidades y capacidades de supervivencia en la selva. Cuando concluyen la primera fase, los alumnos tienen la oportunidad de especializarse en varias disciplinas autóctonas.

Curso Wañuchic: El nombre significa “matador o asesino de la selva” en idioma kychwa y está diseñado para desarrollar las capacidades de caza de los soldados. Además los entrena como francotiradores. Los soldados que completan este curso pasan a formar parte de un batallón de operaciones especiales en el cual su misión específica es cazar para sobrevivir en la selva por medio de armas improvisadas o fáciles de construir.

Curso Tayuwa: El nombre proviene del idioma shuar y significa “explorador”. También es el nombre de un ave local, el tayo, que habita dentro de cuevas. Este curso entrena a soldados en el apoyo de operaciones que requieren la exploración de la selva, cavernas, cuevas y ríos por medio del uso de equipamiento y material especiales, para así tomar ventaja del terreno.

Curso Ñaupak: El nombre también proviene de la lengua kychwa y significa “precedente”, precursor, algo que encabeza, y entrena a soldados para efectuar infiltraciones por vías fluviales, aéreas y terrestres para seleccionar helipuertos, tomar cabezas de playa y efectuar rescates en helicóptero optimizando las operaciones especiales en la selva.

Curso Arutam: El nombre significa “ecólogo” en lengua shuar y representa al dios de la naturaleza y señor de las cascadas. El curso entrena a los soldados para que apliquen sus conocimientos ancestrales en todo lo relacionado con la medicina natural, como por ejemplo la producción y aplicación de venenos, así como también la preservación de la flora y fauna de la región oriental.

Los soldados alistados en esta especialidad aprenden a utilizar la naturaleza para elaborar botiquines de primeros auxilios y curar desde cortes, heridas, picaduras de insectos hasta hemorragias, preparados energizantes y tranquilizantes. Estos soldados también aprenden a detectar plantas venenosas y sus usos en la fabricación de armas mortíferas, como las cerbatanas.

Actualmente existen unos 5.000 soldados Iwias en el Ejército ecuatoriano, y la escuela gradúa un promedio de 300 soldados en cada promoción.

Una vez que un graduado Iwia finaliza su entrenamiento, se despliega en la zona oriental durante 12 años.

Recientemente, soldados Iwias se desplegaron en la frontera norte con Colombia para combatir incursiones guerrilleras de grupos ilegales armados en ese país.

En el pasado, la escuela ha recibido la visita de las Fuerzas Militares brasileñas, que tienen una escuela de características similares en su cuenca amazónica. A pesar de que la Escuela de Iwias se ha enfocado tradicionalmente en reclutar hombres de tribus indígenas ecuatorianas, sus puertas están abiertas también a aspirantes de otros países.

“Invito a todas nuestras naciones amigas a formar parte de nuestra escuela”, señaló el Tte. Cnel. Pozo. “Somos los Iwias, los demonios de la selva, los demonios del Ejército ecuatoriano… y tal como lo indica el lema que corona nuestra insignia: ¡Nunca derrotados!”

¿Le gusta este artículo?

50Rating no
Agregue su comentario Política de comentarios
*indica un campo obligatorio

4 Comentarios

  • TACURI NANGO KLEBER MESIAS | 2014-03-20

    es una mentalidad fluida y muy buena al forjar conocimientos y dar parte de que nosotros los indígenas somos también parte de colaborar con nuestros territorio ecuatoriano salvaguardando de todo mal ..........iwias me gusta la escuela y boya ser parte de ello para formarme y no olvidar lo ancestral de mis abuelos ...... gracias

  • RAMON CANTOS PALMA | 2013-01-17

    adelante hermanos iwias me siento orgulloso de ha ber sido entrenado por ustedesc en el año de 1982 yo hise el servicio militar en esa epoca y si conosco al tn crnel pozo saludos ahun que usted nunca se ba acordar en esa epoca me confirme haya mi padrino es un iwia ffifiricho tengo muchos recuerdos super buenos ahunque no les niego fue un entrenamiento muy fuerte pero todo pasa gracias a dios sali bien

  • Fernando Benavides Ortiz | 2013-01-09

    Me siento orgulloso del Soldado Ecuatoriano, de esta Escuela y sus hombres. Su filosofía pragmática es el reflejo de la obra maestra de un gran hombre y soldado: Coronel Gonzalo Barragán. Adelante hermanos, los ecuatorianos de verdad confiamos en ustedes porque son el emblema del valor y la lealtad. Un abrazo, Fernando Benavides Ortiz

  • Dario xxxxo? | 2012-08-19

    la vdd me ciento muy feliz de q nuestros hermanos de la amazonia tengan el mismo ideal y compromiso como nosostros los aspirantes de la gloiosa escuela de formacion de soldados del ejercito VENCEDORES DEL CENEPA "ESFORSFT" q tmbn tenemos el mismo objetivo q ustedes defender la soberania de nuestra patria, sigamos adelante ni un paso atras hermanos de sangre, con mas ñeque y profundo coraje demostrando q somos los bravos del ecuador carajo!!! viva el ecuador!!! "ESFORSE-ECUADOR"