2012-04-01

Para Unificar la Acción

Profesores y alumnos de ECEM. De izquierda a derecha, Tte. Cnel. Mario Bueso
          Caballero, Cnel. Víctor Manuel Núñez Durán, Cap. de Frag. Nelson Cruz (primera fila); Cap.
          de Frag. Héctor Tercero López, Mayor Melvin Flores, Tte. Cnel. Nahúm Canales Cruz (segunda
          fila); Mayor Marco Tulio Gonzáles, Mayor Walter Hernández (tercera fila). [Sandra Marina
          Johnson/Diálogo]

Profesores y alumnos de ECEM. De izquierda a derecha, Tte. Cnel. Mario Bueso Caballero, Cnel. Víctor Manuel Núñez Durán, Cap. de Frag. Nelson Cruz (primera fila); Cap. de Frag. Héctor Tercero López, Mayor Melvin Flores, Tte. Cnel. Nahúm Canales Cruz (segunda fila); Mayor Marco Tulio Gonzáles, Mayor Walter Hernández (tercera fila). [Sandra Marina Johnson/Diálogo]

Por lo general llevan vidas separadas por aire, tierra y mar. Pero en el campo de fútbol de la Escuela de Comando y Estado Mayor de Honduras (ECEM), oficiales del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea de Honduras se mezclan en la misma cancha. La tarde comienza a enfriar en las alturas del Ocotal, a pocos kilómetros del centro de Tegucigalpa, y los alumnos del Curso 24 de Comando y Estado Mayor hacen una pausa en las actividades docentes para dedicarse al deporte. Durante semanas, han tomado clases que los preparan para asumir con éxito sus futuras funciones cuando asciendan al grado de teniente coronel o capitán de fragata.

Desde su fundación en 1981, casi mil oficiales hondureños se han graduado de este centro de enseñanza militar. Y aunque la ECEM sigue teniendo el propósito de consolidar la capacitación de los oficiales hondureños para el comando de unidades y el desempeño de funciones de estado mayor, el Coronel de Infantería Víctor Manuel Núñez Durán, su director, aclara que el programa académico se ha ido modificando con el tiempo para responder a las cambiantes amenazas de seguridad en el istmo. “Antes los conflictos que teníamos eran convencionales, pero a medida que surgen problemas como el terrorismo, el narcotráfico y el crimen organizado, hemos ido ajustando todos los aspectos doctrinarios e incorporando otros temas de estudio, sin dejar de lado nuestro quehacer que es la defensa nacional”, comenta.

En la actualidad, la escuela imparte al mismo tiempo dos cursos distintos: el Curso de Comando y Estado Mayor (CCEM) y el Curso de Altos Estudios Militares (CAEM). Con una duración de un año y medio, CCEM resulta obligatorio para los oficiales de las Fuerzas Armadas que ostentan el grado de mayor o capitán de corbeta y que buscan ascender en sus carreras.

CAEM, sin embargo, es privilegio exclusivo de quienes se distinguen como teniente coronel o capitán de fragata; tan solo los 10 primeros lugares del ascenso anterior de la promoción y los primeros cinco del curso previo de CCEM son seleccionados para asistir a este curso de 37 semanas. Otros de los requisitos son contar con un expediente militar impecable y condiciones físicas y psicológicas óptimas.

El Capitán de Fragata Héctor Tercero López, uno de los alumnos de CAEM, comenta que el carácter dinámico y práctico del curso los mantiene muy motivados. El Cap. Tercero explica que como la Constitución hondureña

estipula la participación del Ejército en misiones de paz y ayuda humanitaria y de rescate, los alumnos de la ECEM no solo reciben conocimientos teóricos sobre el tema, sino que se les presentan escenarios en los que deben planificar cómo apoyarían a la población del país o de otras naciones en casos de desastre.

Durante su paso por la escuela, los oficiales también tienen la oportunidad de obtener un diplomado en docencia y didáctica militar, que imparten académicos de la Universidad de Defensa de Honduras, y maestrías en administración de empresas, de la Universidad Nacional Autónoma. Esto, subraya el director, es algo que los diferencia de otras escuelas de su tipo en Centroamérica.

Más allá de Honduras

Aunque la ECEM se encuentra en lo alto de una colina, en una hermosa región rural de la capital hondureña, su visión va más allá de las fronteras. Recientemente, académicos del Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa (CHDS), parte de la Universidad de Defensa Nacional de los Estados Unidos, llegaron hasta las aulas de la ECEM para impartir un taller práctico de tres días sobre las maras y el narcotráfico. “Nosotros tenemos experiencia de primera mano en este tema, ellos disponen de la tecnología para crear escenarios de simulación que motivan al debate y a la búsqueda de soluciones”, dice el Teniente Coronel de Infantería Mario Bueso Caballero, jefe del departamento académico de la ECEM.

Otra materia clave para los futuros graduados en sus misiones como altos oficiales del Ejército es el derecho internacional humanitario y los derechos humanos. De acuerdo con el Coronel Núñez Durán, la enseñanza del respeto de estos principios es fundamental para reforzar los lineamientos morales, éticos y profesionales básicos para el ejercicio del mando y el desempeño en todos los niveles de las Fuerzas Armadas.

Además de los ejercicios prácticos, las tareas de apoyo a la población y las tardes de fútbol, los alumnos de la ECEM coinciden en que uno de los aspectos más relevantes de su paso por la escuela es la oportunidad de conocer de cerca a colegas de distintas ramas de las Fuerzas Armadas. “Todo mi trabajo lo he desarrollado en la Fuerza Aérea, pero aquí, mientras nos preparamos para ejercer el comando de las Fuerzas Armadas, compartimos con líderes de otras ramas, nos hacemos amigos y desarrollamos un mismo sistema de pensamiento”, afirma el Mayor de Aviación Marco Tulio González Aguilar, alumno del Curso 24 de Comando y Estado Mayor.

Y ese es, precisamente, el espíritu de la frase que se repite en cada salón de clases: “Para unificar la acción”, el lema de la escuela.

¿Le gusta este artículo?

34Rating no
Agregue su comentario Política de comentarios
*indica un campo obligatorio