2010-07-01

Lucha contra pandillas

Armas acumuladas en un camión antes de ser destruidas por el Ejército
					salvadoreño en Quezaltepeque, El Salvador, en diciembre del 2009. La Policía
					Nacional Civil y el Ejército de El Salvador destruyeron en la operación más de
					1.200 armas involucradas en homicidios.[AGENCE FRANCE-PRESSE]

Armas acumuladas en un camión antes de ser destruidas por el Ejército salvadoreño en Quezaltepeque, El Salvador, en diciembre del 2009. La Policía Nacional Civil y el Ejército de El Salvador destruyeron en la operación más de 1.200 armas involucradas en homicidios.[AGENCE FRANCE-PRESSE]

DIÁLOGO

Por primera vez en la historia de El Salvador, delincuentes prendieron fuego a un autobús de la ciudad lleno de pasajeros, el 20 de junio del 2010. El acto criminal dejó 17 muertos, incluyendo a una niña de pocos meses. El incendio horrorizó al país e impulsó presión política en favor de la implementación de nuevas medidas antipandillas en la nación centroamericana. Entre las medidas se encuentra una orden que permite el uso de las Fuerzas Armadas para apoyar a la policía en la lucha contra grupos como la pandilla Mara 18, acusada del ataque al autobús, entre otros delitos violentos que azotan a la nación. El Ministro de Defensa salvadoreño David Munguía Payés le concedió a Diálogo una entrevista exclusiva tras su discurso en la Conferencia Sub Regional para Mesoamérica, organizada por el Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa del 20 al 23 de julio en San Salvador.

DIÁLOGO: ¿Cuál es el papel de las Fuerzas Armadas hoy en El Salvador?

General David Munguía Payés: Se han delimitado las tareas que vamos a desarrollar en función del apoyo a la Policía Nacional Civil [PNC]. Hay un acuerdo ejecutivo No. 70, en donde el Presidente ordena a las Fuerzas Armadas apoyar a la PNC, pero nos limita el accionar, o sea, no tenemos funciones totales de policía. Tenemos el mandato de desarrollar retenes, registro de vehículos, registro de personas y capturas infraganti.

DIÁLOGO: ¿Qué sucede cuando algún individuo es arrestado por el personal de las Fuerzas Armadas?

General Munguía: Si capturamos a alguien, lo entregamos inmediatamente a la PNC. Además de eso, hemos establecido un comando conjunto con la PNC donde se coordinan todas las actividades, así que, si hay un problema, ahí mismo se soluciona, en este comando conjunto.

DIÁLOGO: ¿Cómo se está abordando el cumplimiento de esta tarea?

General Munguía: Hemos conformado ocho fuerzas especiales de 350 hombres cada una con sus respectivos mandos. La misión que tenemos es ocupar las 29 zonas de mayor índice delincuencial del país. En estas áreas estamos operando y nuestra presencia es permanente.

DIÁLOGO: ¿Es ésta una medida preventiva?

General Munguía: Hasta el momento todo es preventivo. Hay una propuesta de una reforma a la ley donde se va a criminalizar la pertenencia a las pandillas, y eso nos va dar la oportunidad también de capturar a los pandilleros.

DIÁLOGO: Actualmente, ¿no se considera un crimen pertenecer a una pandilla?

General Munguía: En este momento, el hecho de pertenecer a una pandilla no es considerado un crimen. Prevalece el principio de presunción de inocencia, es decir, aunque nosotros sabemos que algunos de ellos son criminales, y la gente los señala como criminales, no podemos hacer nada. Es muy difícil probar los delitos. Solo podemos capturarlos in fraganti. En estos momentos no los podemos capturar por presumir que ellos cometen delitos.

DIÁLOGO: ¿Pero no es cierto que para ser parte de una pandilla, el futuro miembro tiene que cometer un crimen?

General Munguía: Es verdad. En realidad, hoy en día, se exige que la persona cometa por lo menos un homicidio. Hay casos de pandillas que exigen hasta seis homicidios. Por eso se puede presumir que si una persona pertenece a una pandilla, es porque ya cometió al menos un homicidio, pero no se los puede capturar, ni iniciar una investigación o proceso judicial por esta presunción. Hay que esperar que cometan otros crímenes y que los capturemos durante el acto. Sin embargo, hay una nueva ley propuesta por el Presidente de la República que nos permitirá capturarlos por pertenencia a una pandilla.

DIÁLOGO: ¿Cuál fue la participación de las Fuerzas Armadas en el caso del autobús que fue incendiado?

Armadas en el caso del autobús que fue incendiado? General Munguía: Desafortunadamente, no tuvimos una participación directa en esta investigación. Sin embargo, nosotros ya sabíamos que existía esta pandilla en el municipio donde se cometió el crimen, pero no los podíamos capturar hasta el momento que cometieran un crimen, pero ayudamos a la Policía Nacional a solucionar el problema, porque les avisamos que en esta área había esta pandilla y ellos condujeron las investigaciones en esta dirección.

DIÁLOGO: ¿Considera que las pandillas son actualmente el problema principal de seguridad en El Salvador?

General Munguía: Sí. No podemos ignorar que hay otros, como el crimen organizado, el narcotráfico y los delitos de cuello blanco, que pudieran estar también detrás de estas pandillas. El principal problema lo constituye la combinación de las pandillas con el narcotráfico. Eso es lo que está generando la violencia que estamos viendo en las calles y esa gran cantidad de homicidios que se está dando en el país. Cuando las Fuerzas Armadas comenzaron a apoyar de forma más consistente a la Policía Nacional Civil —en noviembre del 2009— los índices delincuenciales eran entre 14 y 15 homicidios al día. Con el trabajo que nosotros hemos estado desarrollando, hemos logrado primero que todo contener esta espiral de crímenes, y luego con las últimas misiones que nos ha encomendado el Presidente de la República, como es tomar control de una parte importante de los centros penales, hemos logrado, junto con la policía, bajarlos a nueve homicidios al día en el mes de junio del 2010.

DIÁLOGO: ¿Puede contarnos algo más sobre la participación de las Fuerzas Armadas en las prisiones?

General Munguía: La policía tenía datos de que más del 80 por ciento de las extorsiones eran ordenadas desde dentro de los centros penales. Hoy ha habido una baja significativa en extorsiones en el país, apenas para citar un ejemplo, debido a la actuación y el apoyo de las Fuerzas Armadas.

DIÁLOGO: ¿Cuál es su opinión sobre ubicar prisiones en lugares aislados, como Alcatraz en los EE. UU.?

General Munguía: Sería conveniente, pero hay que diferenciar lo que quisiéramos hacer y nuestra realidad. Construir una cárcel normal le cuesta al país unos US$ 30 millones. Construir una cárcel de alta seguridad y ubicarla en una isla nos puede costar tres o cuatro veces más. La realidad es que el país no tiene condiciones actualmente para gastar tanto dinero en construir tales cárceles. Hay alternativas más baratas, como la construcción de cárceles utilizándose contenedores de forma modular y rodearlos de una cerca de seguridad para albergar aquellos presos de confianza, o los que ya están a punto de cumplir sus penas, adultos mayores o personas con enfermedades muy graves. Creo que eso nos pueda solucionar temporalmente el problema.

DIÁLOGO: ¿Los bloqueadores de teléfonos celulares no pueden ser otra solución a implementar?

General Munguía: El uso de la tecnología es una solución, pero no puede ser la única, porque ningún instrumento tecnológico es 100 por ciento seguro. Uno porque la tecnología no es aún completa, y segundo porque, al final, estos aparatos tecnológicos tienen que ser manipulados por el hombre. Este es otro gran problema que tenemos en los centros penales, o sea, hay bastante corrupción ahí. Por ejemplo, los EE. UU. nos donaron unas sillas que detectan si alguien que va a entrar a una cárcel lleva consigo algo ilícito. Es una buena tecnología, pero se notó que, por varias veces, la persona que administraba estas sillas las desconectaba al momento de su utilización. Sabemos que es de dentro de los presidios y a través de llamadas de celulares que son ordenados crímenes en el lado de afuera, y el Gobierno está esforzándose para impedir eso, inclusive utilizando bloqueadores de celulares, pero es algo complicado de combatir.

DIÁLOGO: ¿Existe un intercambio entre la policía y la inteligencia militar a lo largo de toda la región?

General Munguía: Sí, pero todavía muy elemental y deficiente. Durante la última reunión del Sistema de Integración Centroamericana [julio del 2010] este fue uno de los temas tratados. Se han establecido compromisos y se ha coordinado precisamente para manejar de una forma más efectiva y más expedita el traslado de información y de inteligencia para que seamos más efectivos en el combate contra el crimen, inclusive con la participación de México y Colombia.

DIÁLOGO: ¿Cómo pueden evitarse problemas relacionados con los derechos humanos?

General Munguía: Lo primero que hemos hecho fue capacitar a nuestro personal en el tema de los derechos humanos antes de pasar a cumplir estas misiones. Conformamos equipos con los organismos defensores de los derechos humanos y otros organismos especializados para que les dieran clases a nuestros cuadros de oficiales, suboficiales y tropas en esta materia. Tenemos también una supervisión estrecha en el cumplimiento de nuestras misiones. Hasta ahora no ha habido acusaciones graves con relación a violaciones de los derechos humanos.

DIÁLOGO: ¿Y con relación a delincuentes juveniles, qué está haciendo el Gobierno para evitar que se afilien a pandillas, y qué debe hacerse con aquellos que ya son miembros de pandillas?

General Munguía: Primero hay que controlar las zonas para impedir que los criminales dominen un área, para que después el Gobierno pueda entrar con sus programas sociales a estos lugares. Estos programas sociales, en su gran mayoría, están orientados a rescatar a jóvenes en riesgo para que no salten a las pandillas. También hay planes de rehabilitación y reinserción para aquellos que quieran salir de las pandillas. Ahora, como las leyes penales juveniles son muy protectoras de los menores, las pandillas hacen uso de niños para cometer crímenes. En el país actualmente, 90 por ciento de los crímenes cometidos son de autoría de miembros de pandillas, y de esos, un 60 por ciento son cometidos por niños. Nuestra sociedad, incluso, está discutiendo la posibilidad de bajar la edad mínima para tratar a un niño que ha cometido un crimen como un adulto.

¿Le gusta este artículo?

175Rating no
Agregue su comentario Política de comentarios
*indica un campo obligatorio

2 Comentarios

  • Francisco Antonio Del Valle | 2011-03-03

    Republica Dominicana, comparte una Isla con su vecino Haiti, despues que este pais, fuese nuestro opresor por mas de veinte años, nosotros no le hemos dado la espalda cuando la desgracias lo ha visitado, sin embargo, cada cierto teimpo aparece un vocero desliverante y desagradecido tratando de hacerle mas mal que bien a ese treste pasi, pero mas aun, la comunidad internacional tiene un gran cuota de responsabilidad en este asunto, puesto que han dejada al empebresido pais a su suerte. El Dominicano es persona amables y servicial, asi lo demostro nuestro presidente el Dr. LEONEL FERNANDEZ REYNA, cuando en 2010, Haiti fue batido por un terremoto de una magnitud si presedente en la historia de se pais Caribeño, nuestro ciudadano presidente, sin obstempercion a protocolo alguno, se traslado al maltratado pais haitiano, a los fines de darle su ayuda al gobierno haitiano; En igual forma pudimos ver a los Dominicanos, desvocados a dar incluso mas de sus posibilidades, recordamos una señor de nuestro pais, que en medio de la situcion haitiana se dedico a darle su senos a los niños maltratados y que habian quedado sin madre. Hoy dia despues de otro tris y no menos peligroso acvontecimiento le vino a este empobrecido pais, se trata de una grave enfermadad viral, EL COLERA, nosotros, como siempre y por mandato del señor Presidente estuvimos dandole las manso y ayudando a los Haitianos, con el proposito de que la epidemia no crusara mas que lo que habia tocado, pero debo decir hantes de terminar este comentario, ¿porque? la comunidad internacional, no ve estas acciones humanitaria de todos nosotros los Dominicanos, sin embargo cuando ha surgido cualquiera situacion propias de las personas, nos Jusgan, generalisando el hecho como un asunto propio y determinado por el Estado.

  • antonio diaz | 2010-12-03

    BUENO CONSIDERO QUE SE QUEDA CORTO CON RESPECTO A LA BERDADERA REALIDAD,ME GUSTARIA UNA ACLARACION REAL SOBRE LA COMPRA DE LOS AVIONES ABRASIL,PUES CONSIDERO QUE NO ESTA ACORDE CON LA REALIDAD ECONOMICA DE NUESTRO PAIS

Fri Apr 18 00:18:52 2014

Votación

¿Considera el crimen organizado como un peligro para la estabilidad en su país?

Ver resultados