Arrow left
Arrow right

2010-01-01

Balas por cocaína

Un soldado vigila una pila de 18.000 armas entregadas en el 2007 por los
					combatientes desmovilizados de las Autodefensas Unidas de Colombia en el
					departamento de Boyacá, Colombia.[AGENCE FRANCE-PRESSE]

Un soldado vigila una pila de 18.000 armas entregadas en el 2007 por los combatientes desmovilizados de las Autodefensas Unidas de Colombia en el departamento de Boyacá, Colombia.[AGENCE FRANCE-PRESSE]

El País

Los arrestos del sirio Monser al-Kassar en España en el 2007 y del ruso Viktor Bout en Tailandia en el 2008 dieron a conocer lo sencillo que es ingresar armas en América Latina.

Para detener al “Mercader de la Muerte” Bout y al “Príncipe de Marbella” al-Kassar, la Administración de Control de Drogas de EE. UU. alegó que ambos intentaron vender lanzamisiles portátiles de superficie a aire rusos a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. La ruta prevista para ambas operaciones era similar: las armas partían desde Rumania o Bulgaria y entraban por Nicaragua. Desde ahí se iban a arrojar en paracaídas sobre territorio colombiano.

Hay más de 80 millones de armas ilegales en América Latina, según un informe del 2008 del Centro para la Información de Defensa de Washington. Cualquier criminal, hasta el más inútil, tiene acceso a un arma de fuego.

La tasa de homicidios en América Latina —140.000 al año, según el Banco Mundial— es más del doble del promedio mundial. Varios países tienen un índice de homicidios alarmante por cada 100.000 habitantes: Brasil, 28; Colombia, 65; El Salvador, 45; Guatemala, 50; Venezuela, 35. La violencia también golpea a la economía. El costo de esta lacra se estima en un 14,2 por ciento del producto interno bruto regional, según un informe sobre crimen y violencia del 2006 del Banco Mundial.

Además, el tráfico ilícito de armas está cada vez más ligado al narcotráfico. En Perú, el Ejército comprobó que los resquicios de la guerrilla Sendero Luminoso, hoy dedicada a la producción y venta de cocaína, tenían en su poder lanzamisiles, ametralladoras y fusiles, todos de origen ruso. El rearme senderista cobró las vidas de medio centenar de soldados peruanos en un año.

Iquitos y la frontera entre los países andinos y Brasil; el golfo de Urabá, entre Colombia y Panamá; y la triple frontera entre Paraguay, Brasil y Argentina, son algunos de los principales puntos de contrabando en la región.

Supply and demand

Mientras que las armas abundan en la región, las municiones escasean. Los fusiles rusos AK-103 adquiridos por Venezuela suelen ser los más deseados en la región y en especial por las FARC, que aún posee al menos 5.000 de estas armas.

Además, proliferaron los intercambios de droga por armas que los carteles de la droga colombianos inauguraron a mediados de los 90 con la mafia rusa. Así como la cocaína sale de Colombia, Perú y Bolivia hacia Europa a través de Venezuela, Ecuador y Brasil, las armas recorren el mismo camino desde la dirección opuesta.

Dos fiscales de Ciudad del Este, Paraguay, Adelaida Vázquez y Carolina Gabea, son testigos casi a diario de este tipo de tráfico en la Triple Frontera. Ambas tienen una queja común: pocos recursos y el enemigo en casa. “Tenemos un grupo de agentes especiales, pero son pocos ante tanto delito”, explicó Vázquez. “Es peligroso ser legal y trabajar acá, pero... si uno se mantiene limpio, el narco no suele meterse con uno”.

Acción contra el tráfico ilegal de armas

Paraguay y Brasil reducen el contrabando de armas

Paraguay y Brasil tienen un acuerdo para combatir el tráfico de armas en su frontera compartida. El convenio, firmado en noviembre del 2006 y aprobado en octubre del 2009 por el Senado Federal de Brasil, fortalece la cooperación en el área policial para combatir la fabricación y el tráfico de armas de fuego, municiones y explosivos. Además, solicita el intercambio de información sobre registro y propiedad de armas.

Pacto para contrarrestar el tráfico de armas ilícitas de pequeño calibre

La Convención Interamericana Contra la Fabricación y el Tráfico Ilícito de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y Otros Materiales Relacionados (CIFTA), es el primer tratado multilateral diseñado para prevenir, combatir y erradicar el tráfico transnacional ilegal en las Américas.

La Organización de Estados Americanos (OEA) creó la CIFTA en 1997 y ha sido ratificada por 30 estados miembros de la OEA. El tratado exige que los miembros tengan documentación más efectiva para exportar e importar, y generar la identificación de armas de fuego con marcas apropiadas. También exige aumentar el intercambio de información y la cooperación entre instituciones del orden público

Colombia y sus fronteras

Colombia creó un batallón fluvial para controlar el tráfico de armas y drogas en sus fronteras con Perú y Ecuador. El batallón, ubicado en Puerto Leguízamo, en el sur del país, contará con tres batallones de infantería de marina y uno de asalto fluvial. Tendrá nueve patrulleras rápidas fluviales, 29 elementos de combate fluvial, unidades blindadas para el transporte de tropas, patrulleras de apoyo fluvial livianas y remolcadores, entre otros. Más de 2.400 uniformados estarán asignados al batallón.

eTrace: Seguimiento y análisis de armas de fuego por Internet

Los países caribeños y centroamericanos han implementado eTrace, un sistema de presentación de solicitudes de seguimiento de armas de fuego en la web que ofrece el intercambio electrónico de datos de armas criminales en un ambiente seguro por Internet. Fue lanzado en el 2004 en los Estados Unidos como parte de un programa para modernizar las herramientas de apoyo al orden público.

Las entidades del orden público participantes que cuenten con acceso a Internet pueden adquirir información en tiempo real, las 24 horas del día, siete días de la semana, sin cargo. En el 2008, el Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos rastreó y procesó más de 300.000 armas solicitadas por 58 países.

Autoridades mundiales abaten las FARC

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han jugado un rol clave en el tráfico de armas en América Latina durante la última década. Adquieren armas en forma de pago por drogas procedentes del narcotráfico. A partir de julio del 2009, el Gobierno de Colombia —a través de Interpol— envió 209 solicitudes oficiales a 27 países para verificar el origen de las armas incautadas de las FARC durante los últimos 10 años, según el periódico nacional El Tiempo.

Los logros importantes de las instituciones del orden público nacionales e internacionales para desbaratar las compras de armas de las FARC incluyen:

23 de junio del 2001

El ex jefe de la policía secreta de Perú Vladimiro Montesinos fue arrestado en Caracas, Venezuela y hallado culpable de contrabandear fusiles de asalto AKMS Kalashnikov desde Jordania a las FARC haciéndolos pasar por compras militares oficiales de 50.000 armas para Perú. En 1999 entregó a las FARC 10.000 fusiles AKMS en embalajes arrojados en paracaídas cerca de Barrancomina, departamento de Guainía.

21 de abril del 2001

Uno de los mayores narcotraficantes de Brasil, Luiz Fernando da Costa, alias Fernandinho Beira-Mar, fue capturado en la selva colombiana cerca de la frontera con Brasil. Da Costa proveía armas y municiones provenientes de Paraguay al Frente 16 de las FARC, cerca de Barrancomina, a cambio de drogas.

7 de junio del 2007

El traficante de armas sirio Monzer al-Kassar fue arrestado en Madrid. Ofreció suministrar a las FARC 15 misiles de superficie a aire Strela 2 así como 7.700 fusiles de asalto Kalashnikov. Las armas iban a enviarse supuestamente desde Bulgaria y Rumania, a bordo de una nave proveniente de Grecia, sellándose el trato con un certificado de usuario final nicaragüense falso.

6 de marzo del 2008

El veterano traficante de armas ruso Viktor Bout fue arrestado en Tailandia. Supuestamente planeaba vender 100 misiles rusos Igla de superficie a aire a las FARC. Los misiles iban a enviarse desde Bulgaria a Nicaragua, luego se arrojarían en paracaídas sobre el territorio de la selva colombiana que controlan los rebeldes, desde un avión con destino a Guyana.

19 de agosto del 2009

Jamal Yousef, alias Talal Hassan Ghantou, ex oficial militar sirio fue arrestado en Honduras. Intentó vender a las FARC alrededor de 18 misiles de superficie a aire, 100 fusiles de asalto AR-15, 100 fusiles de asalto M16, 10 ametralladoras M60, explosivos C-4, 2,500 granadas de mano y granadas impulsadas por cohetes.

“Lords of war — Running the arms trafficking industry” por Jane’s Intelligence Review

¿Le gusta este artículo?

173Rating no
Agregue su comentario Política de comentarios
*indica un campo obligatorio

2 Comentarios

  • lheonel | 2010-11-08

    las drogs son malas paar la juventud y para mi q soy un ninio de 15 q lo afronta alas mariguanas

  • angel gabriel | 2010-08-25

    Me gusta esta pagina web para informarme de lo que pasa en mundo y a mi alrrededor